ESTUDIO BÍBLICO, APOLOGÉTICA CRISTIANA VI PARTE: LO QUE NOS HAN DICHO Y LO QUE DICE LA BIBLIA.

ESTUDIO BÍBLICO, APOLOGÉTICA CRISTIANA VI PARTE: LO QUE NOS HAN DICHO Y LO QUE DICE LA BIBLIA.

TEXTO: MATEO 5:43-44

Este día continuamos con nuestro estudio Bíblico basado en la apologética cristiana, para tener argumentos Bíblicos sólidos para defender nuestra fe y para compartir con otros la sana doctrina de nuestro Dios.

En el texto que hemos leído para comenzar podemos ver que nuestro Señor Jesucristo hizo la diferencia entre lo que se nos ha dicho y lo que verdaderamente nuestro Dios ha dicho.

En la actualidad lo que nosotros “hemos oído que fue dicho” normalmente son tradiciones, costumbres con base en la religión y no basadas en la palabra de Dios.

La palabra de Dios nos dice que debemos tener cuidado con esas tradiciones de hombres que no tienen un verdadero fundamento en lo que la palabra de Dios nos enseña (Colosenses 2:8)

El peligro de aferrarse a las tradiciones de hombres es que dejamos lo que verdaderamente nuestro Dios ha dejado establecido en su palabra (Marcos 7:8)

Tenemos que saber que todas estas tradiciones y costumbres que no tienen base Bíblica son FALSAS DOCTRINAS, que no edifican sino que producen contiendas, y que al no tener un argumento bíblico lo único que queda para defenderlas son los pleitos y las contiendas. (1 Timoteo 1:3-4)

VEAMOS AHORA ALGUNAS DE LAS COSAS QUE NOS HAN DICHO Y COMPAREMOSLAS CON LO QUE NOS ENSEÑA LA PALABRA DE DIOS.

I) NOS HAN DICHO: QUE EN EL CIELO  LOS SANTOS Y LA VIRGEN MARÍA ESTÁN INTERCEDIENDO POR LAS PETICIONES DE LAS PERSONAS

Pero la palabra de Dios dice: Que en el cielo no hay, no existe, otro mediador, otro intercesor entre Dios y los hombres que Jesucristo (1 Timoteo 2:5)

La palabra de Dios nos enseña que: Nuestro único mediador, sumo sacerdote, es el que está sentado en el trono a la diestra del Padre (Hebreos 8:1)

La palabra de Dios nos muestra que: La única vez que vemos a la virgen María intercediendo por algo es para que las personas hagan lo que Jesús dice, no diciéndole a Jesús que haga lo que las personas dicen (Juan 2:5)

II) NOS HAN DICHO: QUE ES NECESARIO ADORAR A LA VIRGEN MARIA

La iglesia católica dice que ellos no adoran a la virgen María, sino que “Solamente la veneran” por ser la madre de Jesús. Pero la realidad nos muestra lo contrario, las personas verdaderamente le rinden adoración a la virgen María, le rezan, se postran delante de su imagen, y tristemente muchas personas confían más en ella que Dios mismo.

Pero la palabra de Dios nos dice: Que el único digno de adoración es nuestro Dios (Apocalipsis 11:16)

La palabra de Dios nos enseña: Que nuestro Señor Jesucristo no promovió ni permitió ningún tipo de veneración ni adoración para María (Lucas 11:27-28)  

La palaba de Dios nos enseña: Que Dios no da a otros su gloria, ni comparte su gloria con ídolos (Isaías 42:8)

III) SE NOS HA DICHO: QUE SE RECIBE A CRISTO EN LA EUCARISTIA

La tradición de la religión católica, o el dogma de la transustanciación dice lo siguiente: Sabemos que en el altar, al momento de la consagración, la hostia y el vino se convierten en el Cuerpo y la Sangre de Cristo. Por lo tanto, cada vez que comulgamos, recibimos al mismo Cristo vivo y resucitado. (Fuente: Catholic.net)

También nos han dicho lo siguiente según la tradición católica: La presencia real de Cristo en la Eucaristía permanece desde la consagración del pan y del vino, hasta que duren las especies que sirvieron para su ofrecimiento. Es decir, que cuando las especies del pan y del vino se alteran por el tiempo o se disuelven a través del estómago, la presencia física de Jesús deja de estar, se pudiera decir que son aproximadamente entre 10 y 15 minutos los que dura la presencia física de Jesús dentro de nosotros. (Fuente: Catholic.net)

Pero la palabra de Dios nos dice: Que el Reino de los Cielos no tiene que ver con algo que comemos o que bebemos (Romanos 14:17)

La palabra de Dios nos dice: que lo que comemos va a nuestro estómago y luego a la letrina, no a nuestro corazón       (Mateo 15:17 / Marcos 7:19)

La palabra de Dios nos enseña: Que nuestro Señor Jesucristo dejo establecida la Santa Cena como un recordatorio no  para salvación sino como un memorial del sacrificio hecho por él en la cruz del calvario, (1 Corintios 11:24)

La palabra de Dios nos enseña: que no necesitamos recibir muchas veces a Jesús en nuestra vida (Hebreos 10:14) Desde el momento que lo confesamos como nuestro Señor somos salvos (Romanos 10:9-10)