APRENDAMOS A CONFIAR EN DIOS

TEMA: APRENDAMOS A CONFIAR EN DIOS

TEXTO: SALMO 112:7

Hace unos días tuve la oportunidad de conversar con una familia de cirqueros, eran varios hermanos y hermanas que su vida desde la infancia era el Circo, todos participaban en los actos del circo, y uno de los actos principales eran las acrobacias en los trapecios, en el cual llegaron a tener tanta experiencia que hacían su acto en los trapecios sin ninguna red debajo de ellos, una caída podría haber sido mortal,  es por eso que para ese acto únicamente lo hacían con su hermano mayor quien era el que se encargaba de recibirlos en el trapecio en el aire para lanzarlos de un extremo al otro de la carpa del circo. 

Ellos decían que para hacer ese acto sin red debajo solamente podían hacerlo si los recibía en el aire alguien en quien ellos pudieran confiar que no los solitaria, por eso únicamente lo hacían con su hermano.

Si trasladamos esa pequeña historia a nuestra vida, valdría la pena preguntarnos ¿En quien o en que estamos confiando nosotros para que sostenga nuestra vida? ¿Estamos seguros que en quien estamos confiando no nos dejará caer en los momentos de crisis? ¿Estamos seguros que en lo que estamos confiando podrá sostenernos cuando las cosas salgan mal? Nosotros como hijos de Dios tenemos que aprender a poner nuestra confianza en él Señor

QUE ES LA CONFIANZA: La confianza es la seguridad o la fe que se tiene en algo o en alguien.

I) ¿CÓMO SE CONSTRUYE LA CONFIANZA? Se dice que alguien puede llegar a ser una persona de confianza cuando se cumplen algunos requisitos, y estos requisitos son cumplidos y superados por nuestro Dios. 

  • La confianza se construye por cumplimiento: Es decir hacer lo que se dice, cumplir lo que se promete (Josué 21:45) 
  • La confianza se construye con constancia: No basta con solo cumplir una vez o de vez en cuando (2 Corintios 1:20) Nuestro Dios cumple SIEMPRE.
  • La confianza se construye por coherencia: No puede haber contradicción entre lo que se dice y lo que se hace, por ejemplo no se puede confiar en alguien que dice amar pero infiel. (Malaquias 3:6) Nuestro Dios no cambia, lo que él dice lo hace, lo que promete lo cumple, él obra en sintonía con su palabra.

Estos tres elementos nos demuestran que nuestro Dios es DIGNO DE TODA NUESTRA CONFIANZA. Nuestro Dios quiere que tengamos confianza en él . 

II) ¿CÓMO PODEMOS LLEGAR A TENER CONFIANZA CON DIOS? Hay dos elementos indispensables para llegar a tener confianza con alguien y también aplica para desarrollar nuestra confianza en Dios. Nuestro Dios quiere que tengamos confianza con él .

  • Para llegar a tener confianza en alguien tenemos que conocerlo: No podemos confiar en el Señor si no lo conocemos verdaderamente, no es lo que nos dicen de él , sino llegar a conocerlo por nosotros mismos por medio de su palabra (Jeremías 9:24) 
  • Para llegar a tener confianza en alguien tenemos que relacionarnos: El Señor no quiere que solamente lo conozcamos de lejos, sino que lleguemos a tener una amistad cercana con él por medio de la comunión diaria con él (Job 22:21) 

III) AHORA RESPONDAMOS UNA PREGUNTA MUY IMPORTANTE: ¿PORQUE VALE LA PENA APRENDER A CONFIAR EN DIOS?

  • Porque hay millones de personas en el mundo que ponen su confianza en el dinero, pero hay muchas cosas que el dinero no tiene la capacidad de hacer, PERO PARA NUESTRO DIOS TODO ES POSIBLE (Lucas 18:27) 
  • Porque hay muchas personas que ponen su confianza en su familia, pero  muchas veces hasta nuestra propia familia puede darnos la espalda, PERO NUESTRO DIOS ESTÁ CON NOSOTROS AUNQUE LA FAMILIA NOS ABANDONE (Salmo 27:10) 
  • Porque hay millones de personas en el mundo que ponen su confianza en su trabajo o en sus negocios para suplir las necesidades de su vida, PERO NUESTRO DIOS HA PROMETIDO QUE ÉL SUPLIRÁ LAS NECESIDADES DE NUESTRA VIDA (Filipenses 4:19) 
  • Porque hay muchas personas en el mundo que ponen su confianza en los amigos, en sus contactos sociales, en las personas influyentes, pero muchas veces esas personas se pueden olvidar de nosotros cuando llegan a tener la capacidad o el poder para ayudarnos, PERO NUESTRO DIOS NOS HA PROMETIDO QUE ÉL NUNCA SE OLVIDARÁ DE NOSOTROS (Isaías 49:15)

CONCLUSIÓN: Verdaderamente vale la pena aprender a confiar en nuestro Dios, él no falla, él no miente, él siempre cumple lo que promete, y todos aquellos que confían en él no serán avergonzados.