BOSQUEJO CORTO: ¿POR QUÉ NO NOS QUITAMOS LAS MÁSCARAS?

TEMA : ¿POR QUÉ NO NOS QUITAMOS LAS MÁSCARAS?  

TEXTO : PROVERBIOS 28:13

Definitivamente que como crsitianos no estamos de acuerdo y no apoyamos la celebración de Halloween, sabemos que es una celebración que no agrada al Señor y nosotros como cristianos no debemos participar de ella. 

Seguramente a muchos de nosotros nos desagrada ver las máscaras que se venden en los almacenes para esta época, pero hay algo que como crsitianos debe hacernos reflexionar: Esas personas usan máscara una vez al año y muchos de nosotros las usamos todos los días del año. 

¿De qué máscaras estamos hablando? De todo aquello que hacemos por ocultar nuestros pecados, de todo lo que hacemos para que nuestros pecados no salgan a la luz. 

El texto es claro, no puede irnos bien en la vida si en lugar de reconocer y confesar nuestros pecados al Señor tratamos de taparlos, de esconderlos, o disimularlos.

¿CUALES SON ESAS MÁSCARAS QUE USAMOS EN NUESTRA VIDA PARA ENCUBRIR NUESTRO PECADO? 

I) COMPARARNOS CON OTROS (LUCAS 18:10-12) Dos hombres subieron al templo a orar: uno era fariseo, y el otro publicano. El fariseo, puesto en pie, oraba consigo mismo de esta manera: Dios, te doy gracias porque no soy como los otros hombres, ladrones, injustos, adúlteros, ni aun como este publicano; ayuno dos veces a la semana, doy diezmos de todo lo que gano. Muchas veces tratamos de ocultar nuestro pecado comparándolo con los pecados de otros que a nosotros nos parecen mas graves o más dañinos en comparación de los nuestros, pero tenemos que saber que cada uno dará cuenta de su vida al Señor. 

II) SEÑALAR CULPABLES (GENESIS 3:11-13) Y Dios le dijo: ¿Quién te enseñó que estabas desnudo? ¿Has comido del árbol de que yo te mandé no comieses? Y el hombre respondió: La mujer que me diste por compañera me dio del árbol, y yo comí. Entonces Jehová Dios dijo a la mujer: ¿Qué es lo que has hecho? Y dijo la mujer: La serpiente me engañó, y comí. Podríamos señalar a muchos como culpables de nuestros pecados, pero ante Dios los únicos culpables de nuestros pecados somos nosotros. 

III) TENER ARGUMENTOS Y EXCUSAS PARA JUSTIFICAR NUESTRO PECADO (GENESIS 4:8-9) Y dijo Caín a su hermano Abel: Salgamos al campo. Y aconteció que estando ellos en el campo, Caín se levantó contra su hermano Abel, y lo mató. Y Jehová dijo a Caín: ¿Dónde está Abel tu hermano? Y él respondió: No sé. ¿Soy yo acaso guarda de mi hermano? Muchos de nosotros en lugar de confesar nuestro pecado usamos una excusa como Cain: Así soy yo, No me importa lo que piensen, si les gusta bueno y sino ni modo, etc. 

IV) ESCONDER NUESTRO PECADO (GENESIS 35:2-4) Entonces Jacob dijo a su familia y a todos los que con él estaban: Quitad los dioses ajenos que hay entre vosotros, y limpiaos, y mudas vuestros vestidos. Y levantémonos, y subamos a Bet-el; y haré allí altar al Dios que me respondió en el día de mi angustia, y ha estado conmigo en el camino que he andado. Así dieron a Jacob todos los dioses ajenos que había en poder de ellos, y los zarcillos que estaban en sus orejas; y Jacob los escondió debajo de una encina que estaba junto a Siquem. Por mucho que tratemos de esconder nuestros pecados es imposible ocultarlos de los ojos de nuestro Dios. 

¿COMO PODEMOS QUITARNOS ESAS MÁSCARAS DE NUESTRA VIDA? (1 JUAN 1:8-9) Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros. Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad. Tenemos que reconocer nuestros pecados y confesarlos con humildad delante del Señor.