LO QUE APRENDEMOS DE LOS DISCÍPULOS

TEMA: LO QUE APRENDEMOS DE LOS DISCÍPULOS 

TEXTO: MATEO 10:1-4

{{
}}

La palabra discípulo significa una persona que recibe enseñanzas de un maestro, y también se puede decir que discípulo es ‘él que aprende’ pero este dia por medio de los discípulos del Señor vamos a ser nosotros los que vamos a aprender de ellos, lecciones muy importante que nuestro Señor Jesucristo nos da por medio de la vida de esos hombres que él eligió y llamó para ser sus discípulos.

Primeramente conozcamos un poco sobre quienes eran algunos de esos hombres que el Señor eligió para enseñarles, para formarlos, para hacer de ellos los primeros cristianos y los primeros en formar parte de la iglesia: 

Pedro, Andres, Jacobo  y Juan eran pescadores, no eran personas preparadas académicamente, ni de clase alta, sino personas comunes, y como también los llamaron, gente sin letras y del vulgo (Hechos 4:13) 

Mateo era publicano, un recaudador de impuestos, una persona odiada y menospreciada por los judios pues se encargaba de cobrar los impuestos para el imperio romano, y se hacían ricos porque cobraban más de lo establecido, decirle a alguien publicano era una ofensa ya que ellos eran aborrecidos por todo el pueblo (Mateo 18:17) 

Judas, era un ladrón, robaba de las ofrendas que recogían ya que él era el tesorero del grupo, y también era un traidor (Juan 12:4-6

Tomas, era un hombre pesimista (Mateo 11:16)  y lleno de dudas en su corazón (Juan 14:4-6 / Juan 20:25) 

Simón el cananista, el termino cananista significa fanatico o celoso, eran judios religiosos extremistas, muy celosos de la ley, legalistas y muy afines a los fariseos.

Como podemos darnos cuenta los hombres que el Señor eligió para ser sus discípulos eran personas con muchos defectos, debilidades y pecados, al igual que nosotros. Entonces ahora que ya conocemos un poco más sobre quienes eran los discípulos, comprendamos que es lo que el Señor nos enseña a nosotros, como su iglesia, como cristianos, por medio de ellos: 

VEAMOS CUALES SON LAS LECCIONES QUE APRENDEMOS DE LOS DISCÍPULOS:

I) PRIMERA LECCIÓN: EN LA IGLESIA SIEMPRE ENCONTRAREMOS PERSONAS IMPERFECTAS, DÉBILES Y PECADORAS, ASÍ COMO NOSOTROS (MATEO 9:12-13) 

Muchas personas se molestan o dicen sentirse decepcionadas de las iglesias porque en ellas encontraron personas imperfectas, débiles y pecadoras, pero tenemos que comprender que así como en los hospitales siempre vamos a encontrar enfermos, en las iglesias siempre encontraremos pecadores que necesitan de la misericordia, del amor y del poder de Dios para poder restaurar su vida

Y lo principal que tenemos que comprender es que el Señor NO vino a llamar a personas justas y perfectas, pues no hay ninguna, sino a PECADORES, DÉBILES E IMPERFECTOS , así como nosotros, y en lugar de sentirnos decepcionados de los demás, tenemos que sentirnos agradecidos por la misericordia y el amor de Dios en nuestra vida.

II) SEGUNDA LECCIÓN: DIOS NO NOS HA LLAMADO POR LO QUE SOMOS AHORA NI POR LO QUE HEMOS SIDO, SINO POR LO QUE ÉL HARÁ EN NOSOTROS  (MATEO 4:18-20) 

Quizás podamos pensar que Dios se equivocó con nosotros para llamarnos para servirle, pues quizás pensamos que no estamos preparados, que no somos dignos, o que no tenemos la capacidad, pero tenemos que recordar que el Señor no nos ha llamado por lo que hoy somos, sino por lo que él sabe que hará en nosotros y a través de nosotros. 

Tenemos que saber que hay muchas personas que están muy preparadas, que tienen el conocimiento y la capacidad, pero NO ESTÁN DISPUESTAS NI DISPONIBLES para el Señor.

Nosotros solamente debemos confiar que nuestro Dios tiene un propósito para nuestra vida (Salmo 138:8) y seguirle sin dudar, a pesar de lo que las personas digan o piensen, pongamos nuestra mirada en el Señor. 

III) TERCERA LECCIÓN: TODOS MERECEMOS UNA OPORTUNIDAD (MATEO 11:19) 

A Jesus lo acusaban y lo menospreciaban porque decían que era amigos de publicanos y de pecadores, y eso era verdad, lo demostró primeramente con las personas que eligió como sus discípulos, y porque muchas veces se sentó a la mesa de publicanos a comer y era amigo de ellos (Mateo 9:10-11) 

Quizás nosotros para elegir nuestro círculo de amistades, para elegir a las personas que servirán en nuestro ministerio, o para elegir a las personas que estarán en nuestro equipo de trabajo, no eligiriamos a ninguno de los discípulos, pero que maravilloso es nuestro Señor que tiene misericordia y nos da oportunidades, aunque no las merezcamos.

Así también nosotros debemos comprender que tenemos que dar oportunidades aun a aquellas personas que quizás pensamos que no lo merecen, pues de eso se trata la misericordia, y nos daremos cuenta que muchas personas lo único que necesitan es una oportunidad para demostrar todo el potencial que tienen, y también es una oportunidad para nosotros para aprender a ser pacientes y humildes de corazón. 

CONCLUSIÓN: No debemos de olvidar que la iglesia moderna que hoy conocemos, comenzó hace más de dos mil años con aquellos doce hombres débiles, imperfectos y pecadores, y eso nos demuestra todo lo que Dios puede hacer por medio de nosotros cuando decimos HEME AQUI, ENVIAME A MI. 

Deja un comentario