¿HACES BIEN EN ENOJARTE TANTO?

TEMA: ¿HACES BIEN EN ENOJARTE TANTO?

TEXTO: JONAS 4:1-4

Posiblemente muchos de nosotros podemos sentirnos muy identificados con el profeta Jonas, por las circunstancias que estamos enfrentando en nuestra vida que nos tienen muy molestos, verdaderamente muy enojados. 

Y quizás ese enojo ya está afectando nuestras relaciones familiares, nuestro matrimonio, nuestra salud física y mental y nuestra relación con el Señor, debido a que nos sentimos molestos y frustrados.

Es por eso que la pregunta que nuestro Dios le hizo a Jonas nos debe hacer reflexionar; ¿Haces tú bien en enojarte tanto? ¿Será que ese enojo que mantenemos en nuestra vida verdaderamente tiene una causa justificada? Y por sobre todo ¿será que es la actitud correcta que debemos tener hacia nuestro Dios? 

Tenemos que reconocer que Jonás no estaba enojado contra las personas de Nínive, sino que Jonas estaba enojado contra Dios. (vs 2-4) y eso posiblemente es lo que está afectando hoy nuestra vida, eso es lo que no nos deja experimentar el gozo, la paz y las bendiciones de Dios en nuestra vida, pues posiblemente en nuestro corazón estamos molestos por lo que Dios ha hecho o está haciendo en nuestra vida. 

Pero veamos en la historia de Jonas cuales fueron las causas por las que estaba tan enojado, y comparemoslo con nuestra vida y veamos si estamos haciendo bien al enojarnos tanto.

¿PORQUE ESTABA TAN ENOJADO JONAS? 

I) PORQUE LOS PLANES DE JONAS ERAN DIFERENTES A LOS DE DIOS (JONÁS 1:1-3) 

Jonas estaba en su tierra, él era un profeta de Dios y seguramente jamás tuvo en mente salir de israel para predicarles a los enemigos de su nación, en sus planes seguramente nunca estuvo llevarles un mensaje de su Dios, el Dios de israel, a los Asirios, pues Nínive era la capital de Asiria, pero Dios cambió sus planes.

Quizás muchos de nosotros al igual que Jonás estamos enojados, molestos, o hasta resentidos, con el Señor pues el cambio los planes que teníamos para nuestra vida. Quizás nosotros ya habíamos hecho planes, tomado decisiones, pero Dios tenía otro plan diferente para nosotros. 

De hecho este año 2020 es una muestra de cómo nuestro Dios puede cambiar los planes de cada uno de nosotros, pero ¿hacemos bien en enojarnos tanto porque los planes de Dios eran diferentes a los nuestros? La palabra de Dios nos declara que NO. 

En lugar de enojarnos o resentirnos con el Señor lo que tenemos que hacer es confiar que los planes y los pensamientos de Dios siempre son para nuestro bien (Jeremías 29:11) y que aunque no lo comprendamos tenemos que estar seguros que los planes de Dios son mejores que los nuestros (Isaías 55:8-9) 

II) PORQUE DIOS HIZO QUE LAS CIRCUNSTANCIAS OBLIGARAN A JONÁS A HACER SU VOLUNTAD (JONÁS 1:3-4 Y 17 / JONÁS 3:3) 

Jonas huyó de la presencia de Dios y salió rumbo a Tarsis, pero vemos en la historia que el Señor mandó una gran tempestad y mando un gran pez, y ¿a donde terminó yendo Jonás? ¡A Ninive! 

Esto nos enseña un verdad espiritual muy importante que todos debemos comprender: NO LE PODEMOS GANAR A DIOS (Job 9:4) 

¿Cuántas puertas vamos a esperar que se cierren? ¿Contra cuantas paredes vamos a tener que estrellarnos para reconocer que Dios no hará nuestra voluntad, sino que nosotros tenemos que rendirnos a su voluntad?

Dejemos ya de luchar, de tratar de ir en contra de la voluntad de Dios , en lugar de enojarnos ¿porque mejor no aprendemos a decir como nuestro Señor Jesucristo: Que se haga tu voluntad? 

III)  PORQUE DIOS TRATÓ CON MISERICORDIA A SUS ENEMIGOS (JONÁS 4:2-3) 

Uno de los motivos más grandes del enojo de Jonas fue que el Señor tuviera misericordia de los ninivitas cuando ellos se arrepintieron, pues Jonas quería que sus enemigos fueran destruidos, no que Dios tuviera misericordia de ellos. 

Y muchos de nosotros estamos al igual que Jonas muy enojados, amargados, porque el Señor ha tenido misericordia de las personas que nos desagradan, de las que nos han dañado u ofendido, pues muchos nosotros quisiéramos verlas derrotadas, pobres, enfermas, etc.

Nosotros quisiéramos que Dios obrara como nosotros, pero en lugar de enojarnos ¿Porque no aprendemos nosotros a ser como él? ¿En lugar de querer ver destruidos y derrotados a nuestros enemigos por que mejor no aprendemos a bendecirlos, a perdonarlos y a amarlos como nuestro Dios?

IV) POR LAS COSAS QUE DIOS HA QUITADO DE NUESTRA VIDA (JONÁS 4:5-11) 

Jonas se enojo muchísimo porque Dios le quito la calabacera que lo protegía del sol, pero se la quitó para hacerle entender el valor que tenían las personas de Nínive para Dios, para ablandar el corazón endurecido de Jonas.

Muchos de nosotros vivimos enojados por lo que Dios ha permitido que perdamos, pero tenemos que comprender que nuestro DIos utiliza esas pérdidas para quitarnos junto con ello el corazón de piedra que muchos tenemos y poner en nosotros un corazón blando para el (Ezequiel 11:19)

No debemos llenarnos de enojo por las cosas que Dios quita de nuestra vida, debemos aceptar su voluntad con fe para tener la capacidad que el Espíritu Santo nos da para poder decir como Job: Jehová dio, Jehová quito, sea por los siglos Jehová bendito.


CONCLUSIÓN: Como ya lo vimos por medio de la palabra de Dios no hacemos bien en enojarnos, lo que tenemos que hacer es confiar de todo corazón que el Señor hará realidad en nuestra vida lo que Romanos 8:28 nos enseña: a los que aman a Dios todas las cosas les ayudará para bien.