LA PATERNIDAD DE DIOS.

TEMA: LA PATERNIDAD DE DIOS.

TEXTO: LUCAS 11:13

{{
}}

DESCARGA EN PDF: LA PATERNIDAD DE DIOS

Estamos en el mes en el cual celebramos el día del padre y es muy importante que reconozcamos la bendición que tenemos como cristianos de tener al mejor padre de todos: Nuestro Padre Celestial, nuestro Dios.

Este día vamos a responder una pregunta muy importante: ¿Como es la paternidad de Dios? ¿Como se manifiesta en nuestra vida?

Muchas personas dicen que “Todos somos hijos de Dios” pero esto no es lo que nos dice la Biblia, pues la palabra de Dios nos enseña que nosotros los seres humanos somos criaturas de Dios y hasta que recibimos a Jesús como nuestro salvador recibimos el derecho de ser hijos de Dios, de ser parte de su familia (Juan 1:12) humanamente hablando sí podemos decir que todos somos hijos de Adán, pero recibimos la potestad, en griego “Exousia” (privilegio, derecho, capacidad) de ser hijos de Dios únicamente por medio de Jesús.

Ahora veamos como es la paternidad de Dios sobre nuestra vida:

I) ES UNA PATERNIDAD DE AMOR (1 JUAN 3:1)

El Señor nos ha adoptado como sus hijos, no porque seamos buenos, o porque lo merezcamos, sino que hemos sido adoptados por una sola razón: POR AMOR.

Nosotros hemos ofendido a Dios, hemos sido rebeldes, pecadores, débiles, hemos cometido grandes errores, pero aún a pesar de todo eso Dios nos ha perdonado y por amor nos ha redimido y nos ha adoptado como sus hijos (Gálatas 4:5)

Todo esto significa que tenemos el privilegio de ser llamados hijos de Dios no por causa nuestra, sino únicamente por el gran amor de nuestro Dios.

II) ES UNA PATERNIDAD QUE NOS DA CONFIANZA (ROMANOS 8:14-15)

La relación con nuestro padre celestial es una relación de confianza y amor, podemos llamarle Abba Padre, esta es una palabra del lenguaje infantil que significaba “papá”. Pero en el tiempo de Jesús también la utilizaban los jóvenes y adultos para dirigirse a su padre, cuando la relación era de mucho cariño y confianza. Se dice que la mejor traducción sería “padre mío querido”, otros dicen que sería “papito” pero lo que sí es seguro es que Abba Padre refleja una la relación padre-hijo que está basada en la confianza, el respeto, el cuidado, la responsabilidad y el amor.

Por medio de Jesucristo ahora nosotros como hijos de Dios podemos acercarnos confiadamente a Dios, sin temor, sin miedo a recibir castigo o juicio, sino su misericordia maravillosa, su ayuda y socorro para nuestra vida (Hebreos 4:16)

III) ES UNA PATERNIDAD DE PROVISIÓN Y DE PROTECCIÓN (HEBREOS 13:5)

Si Dios es nuestro Padre podemos estar seguros y confiados que él siempre cuidara de nuestra vida y de todas nuestras necesidades (Mateo 6:31-33)

Su protección se manifiesta en nuestra vida no solamente apartándonos del mal, sino también corrigiendo nuestra vida cuando nos apartamos por el mal camino (Hebreos 12:5-7)

Pero Dios no es un padre sobre protector, muchas veces nos dejara que nos apartemos si nosotros así lo decidimos a pesar de su corrección a nuestra vida, pues en su amor él sabe que las consecuencias de nuestras acciones serán para nuestra enseñanza, para nuestra corrección (Salmos 81:11-12)

Pero como padre amoroso y misericordioso a pesar de nuestras malas decisiones, cuando decidimos volver, él siempre nos recibirá (Amós 5:4)

IV) ES UNA PATERNIDAD QUE NOS DA DERECHO A SU HERENCIA (1 PEDRO 1:3-5)

Desde el momento que recibimos a Jesús como Señor y salvador de nuestra vida recibimos una herencia maravillosa como hijos de Dios: LA VIDA ETERNA.

Pero esta herencia es diferente, no es una herencia para esta tierra, está reservada en el cielo para nosotros, y la gran diferencia es que no se recibe cuando nuestro padre muere, pues él es eterno, sino que se hace realidad cuando morimos nosotros.

Es una herencia de vida para toda la eternidad, por lo que podemos darnos cuenta que verdaderamente es un privilegio poder ser llamados HIJOS DE DIOS.

CONCLUSIÓN: solamente quiero terminar haciéndote una pregunta ¿Aun vas a seguir rechazando la herencia que Dios quiere darte? Recibe a Jesús HOY como Señor y salvador de tu vida para que puedas experimentar en tu vida la paternidad de Dios.

Deja un comentario