CONSEJOS PARA LA FELICIDAD EN LA FAMILIA

TEMA: CONSEJOS PARA LA FELICIDAD EN LA FAMILIA

 

{{
}}

TEXTO: JOB 29:1-5

 

La felicidad es uno de los temas sobre los que en la actualidad más se habla y más se escribe, y que más se busca, de hecho la palabra felicidad es una de las primeras 10 palabras más buscadas en internet. 

 

Eso significa que las personas están buscando la felicidad, pero lastimosamente muchas de ellas la están buscando en el lugar equivocado. 

 

Muchos de nosotros cometemos dos errores con respecto a la felicidad: 

 

PRIMERO, PENSAMOS QUE LA FELICIDAD SE QUEDÓ EN ÉL PASADO: Para muchas personas la felicidad es cosa del pasado, así como lo vemos en el texto que hemos leído, así como Job recordaba su felicidad anterior, así muchos de nosotros vivimos recordando los tiempos felices del pasado, y muchas veces creemos que ya no podremos ser felices hoy.

 

SEGUNDO, PENSAMOS QUE LA FELICIDAD ESTARÁ ESPERANDO POR NOSOTROS EN EL FUTURO: Para muchos de nosotros la felicidad es cosa del mañana, cuando los hijos crezcan, cuando las deudas esten pagadas, cuando tengamos una casa propia, etc. y pensamos que ahora no es tiempo de ser felices. 

 

Pero la palabra de Dios nos declara que nosotros podemos ser felices y tener alegría en él corazón hoy (Salmo 118:24) 

 

Es importante que reconozcamos que familias felices significa personas felices, una familia es feliz cuando en el corazón de las personas que forman la familia hay felicidad, y este dia vamos a tomar por medio de la palabra de Dios algunos consejos para ser felices en la familia, Veamos lo que nos enseña la palabra de Dios: 

 

I) PRIMER CONSEJO: SEAMOS AGRADECIDOS CON LO QUE TENEMOS (1 TESALONICENSES 5:18) 

 

Una de las principales razones por las cuales las personas no pueden ser felices en su familia es por causa de las cosas que piensan que les faltan, entre ellas un vehículo, un mejor salario, una casa más grande, etc. 

 

Pero la palabra de Dios nos manda a cambiar de enfoque, a no poner la mirada en lo que nos falta sino en todo lo que tenemos, en todas las bendiciones que nuestro Dios nos ha dado, comenzando por la salvación, por nuestra familia, por nuestros hijos, por la salud, por nuestro cónyuge, etc.

 

II) SEGUNDO CONSEJO: ALEJÉMONOS DE PERSONAS TÓXICAS (ROMANOS 3:13-14)  

 

La palabra tóxico viene del latin “Toxon” la cual es una palabra para referirse a las flechas envenenadas que lanzaban en la guerra. 

 

Es decir que una persona tóxica es una persona que lanza veneno, que dispara contra nosotros veneno en forma de actitudes, de comentarios, de chantajes, de manipulación, lo cual no nos permite ser plenamente felices. 

 

Aunque parezca increíble pero las relaciones tóxicas y dañinas son muy difíciles de dejar para las personas que están enredadas en ellas ,por diferentes razones: 

 

  • Porque pensamos que esa persona puede llegar a cambiar o que nosotros podemos hacer que cambie. 

 

  • Porque nos dejamos chantajear con sus amenazas. 

 

  • Porque pensamos que siempre será mejor una relación tóxica a estar solos.

 

  • Porque tenemos miedo a las consecuencias de cortar esa relación, 

 

Pero tenemos que reconocer lo que la palabra de Dios nos dice a cada uno de nosotros que somos sus hijos e hijas (2 Timoteo 1:7) 

 

Para poder salir de relaciones tóxicas tenemos que recordar que no tenemos un espíritu de cobardía, sino de poder en Dios y de amor, y de dominio propio, es decir la capacidad dada por el Señor de decir: YA NO MÁS. 

 

III) TERCER CONSEJO: ES NECESARIO APRENDER A DIFERENCIAR ENTRE LO QUE NOS GUSTA Y LO QUE NOS CONVIENE (1 CORINTIOS 10:23)

 

Muchas personas viven sus vidas llenas de infelicidad y de amargura por haberse dejado llevar por caminos que parecían atractivos, se dejaron llevar por lo que les gustaba, sin pensar en las consecuencias, sin pensar en lo que esto podía traer a sus vidas. 

 

Tenemos que saber que no siempre lo que nos gusta es conveniente, no siempre lo que aparentemente es más atractivo es lo mejor para nosotros.

 

Pero ¿Cómo podemos saber si es o no conveniente a nuestra vida? Para eso necesitamos la sabiduría que Dios (Santiago 1:5) nos da para elegir lo que es bueno y recto para nuestra vida (Deuteronomio 12:28) 

 

IV CUARTO CONSEJO Y CONCLUSIÓN: PONGAMOS NUESTRA FELICIDAD EN LAS MANOS DE DIOS, NO EN LAS COSAS NI EN LAS PERSONAS (SALMO 43:4) 

 

Muchas personas hoy en dia viven llenas de tristeza y de amargura porque su felicidad estaba en algo que podían perder, en algo que no era permanente ni podía darles verdadera seguridad. 

 

La felicidad de muchas personas depende del dinero, del trabajo, de una relación sentimental, de una amistad, pero cuando por algún motivo llegan a perder eso, su vida se vuelve vacía y llena de tristeza. 

 

Es por eso que nuestra felicidad tiene que estar en Dios, porque él nunca nos abandona, porque su presencia siempre estará con nosotros.

Deja un comentario