AGRADECIMIENTO: CUANDO LAS PALABRAS NO BASTAN.

TEMA: AGRADECIMIENTO: CUANDO LAS PALABRAS NO BASTAN.

 

TEXTO: JUAN 12:1-8

DESCARGA EN PDF: AGRADECIMIENTO_ CUANDO LAS PALABRAS NO BASTAN

INTRODUCCIÓN 

 

Ayer se celebró en los Estados Unidos el día de acción de gracias, el cual es un día para que las familias se reúnan para dar gracias por todas las bondades y misericordias recibidas durante todo el año.

 

Verdaderamente es una fecha muy significativa y muy importante pues la gratitud es una actitud muy valiosa en el corazón todo ser humano. 

 

Pero en el caso de nosotros los cristianos no es necesario ser Estadounidense o vivir en los Estados Unidos para dar gracias, pues un cristiano debe estar agradecido con el Señor todos los días del año,y todos los días de su vida. 

 

Tenemos que reconocer que en la vida de nosotros los cristianos el Señor ha sido tan fiel, tan misericordioso, tan bondadoso que decir solamente la palabra gracias no bastaría para expresar el agradecimiento que hay en nuestro corazón, tal es el caso de María, la mujer de la cual el texto que hemos leído nos muestra que no dijo ni una sola palabra, pero con sus acciones pudo expresar todo el agradecimiento que había en su corazón hacia Jesús.

 

Reflexionemos un momento en la vida de esta mujer que  ungió los pies de Jesús con ese perfume tan caro: Ella era hermana de Marta y de Lázaro, el que tenía cuatro días de haber muerto pero que fue resucitado por Jesús, por eso su corazón estaba tan agradecido, porque cuando ya no había ninguna esperanza Jesús hizo maravillas. 

 

En el texto podemos ver dos formas diferentes de expresar agradecimiento en una familia que había experimentado las maravillas él poder del Señor:

 

I) LA FORMA NORMAL DE AGRADECER: LE HICIERON UNA CENA A JESÚS, MARTA SERVÍA Y LÁZARO ESTABA SENTADO A LA MESA CON ÉL (VS 1-2) 

 

No podemos negar que es una muy buena forma de agradecer al Señor preparar una cena para él , pero ¿Será que no podían haber hecho algo más? ¿será que una cena era suficiente para agradecer al Señor por el milagro hecho en la vida de su hermano que había muerto? 

 

En la vida de muchos cristianos que han experimentado las maravillas de Dios en su vida su forma de agradecer es como la de Marta y Lázaro, le dan al Señor lo normal, lo que todos hacen, lo que todos ofrecen, lo más práctico, o lo más fácil: un culto de acción de gracias, una ofrenda especial, un testimonio, nuestro servicio en algún ministerio de la iglesia, etc. 

 

Pero tenemos que comprender que lo que Dios ha hecho en nuestra vida es algo extraordinario, no podemos ser conformistas, no podemos buscar lo que nos resulte más fácil o más barato o más cómodo.

 

II) LA FORMA FUERA DE LO NORMAL DE AGRADECER, CUANDO LAS PALABRAS NO SON SUFICIENTES: MARÍA TOMÓ UNA LIBRA DE PERFUME DE NARDO PURO, DE MUCHO PRECIO, Y UNGIÓ LOS PIES DE JESÚS (VS 3) 

 

Él corazón de María estaba muy agradecido con el Señor, y ella tomo lo mas valioso que tenía en su vida, lo más caro, lo más especial, lo mejor que ella podía ofrecerle de su vida al Señor, un perfume de Nardo puro, de mucho precio. 

 

El Nardo era un perfume que era traído de la India, por eso era un perfume de gran precio, él precio de ese perfume era el equivalente a todo un año de trabajo de un jornalero (Vs 5) pero a María no le importo él precio, ella dio lo mejor que podía darle al Señor, porque ella reconoció que no bastaban las palabras para agradecerle a Jesús la misericordia que tuvo para su familia. 

 

Este día vale la pena reflexionar en todo lo que nuestro Dios ha hecho por nosotros, su misericordia, sus sanidades, su protección, su provisión, y también tenemos que pensar en ¿Que podría representar para nosotros ese perfume de Nardo puro de gran precio?

 

¿Que estaríamos dispuestos a entregar de nuestra vida en agradecimiento a nuestro Dios? ¿Que estaríamos dispuestos a dejar por el? 

 
CONCLUSIÓN: Solo reflexionemos en que María entregó ese frasco de perfume en agradecimiento porque Jesús resucitó a su hermano que tenía cuatro días de haber muerto. Nosotros llevábamos años de estar muertos espiritualmente, no teníamos esperanza, y nuestro Señor Jesús no solamente nos resucitó, sino que nos ha dado vida y vida ETERNA.  ¡Aleluya!

Anuncios

Deja un comentario