CUANDO JESÚS NOS LLEVA A LA TEMPESTAD

TEMA: CUANDO JESÚS NOS LLEVA A LA TEMPESTAD

TEXTO: MATEO 8:23-27

{{
}}

Nuestro Señor Jesucristo es el Maestro perfecto, él nos enseña por medio de lecciones en nuestra vida que nos dejan grandes enseñanzas para fortalecer nuestra fe y para hacernos crecer espiritualmente.

Muchas veces predicamos de las lecciones que aprendemos cuando nuestro Dios nos lleva al desierto, pero esta mañana reflexionaremos en las lecciones que aprendemos cuando el Señor nos lleva a enfrentar la tempestad.

Una tempestad es: Violentas precipitaciones acompañadas de rayos, truenos y relámpagos, además de vientos fuertes que agitan violentamente el agua del mar.

Es decir que una tempestad no es una simple tormenta, es algo que causa temor, que pone en peligro la vida, que no se puede controlar.

Analicemos el texto que hemos leído esta mañana y reflexionemos sobre las tempestades que enfrentamos en nuestra vida y las lecciones que nuestro Señor Jesucristo quiere enseñarnos.

  1. HACER LA VOLUNTAD DEL SEÑOR NO SIGNIFICA UNA VIDA SIN ANGUSTIAS (VS 23-24)

 

  • El texto nos muestra que fue Jesús quien eligió esa barca, fue el quien entro primero en ella y luego los discípulos le siguieron, ellos no sabían a donde Jesús iba pero ellos se subieron en la barca que eligió Jesús.

 

  • En nuestra vida cristiana tenemos que obedecer la voluntad de nuestro Señor Jesús, debemos subirnos en la barca de su voluntad, debemos seguir a Jesús no esperar que sea Jesús el que nos siga a nosotros.

 

  • Los discípulos iban en la barca correcta, iban en la barca con Jesús, iban hacia donde Jesús había decidido ir, pero ellos no esperaban que Jesús iba en dirección a hacia una gran tempestad en medio del mar.

 

  • Tenemos que comprender que ir en la barca correcta, es decir obedecer la voluntad de Dios, no significa que no tendremos aflicciones, que no tendremos problemas, que no tendremos batallas que enfrentar.

 

  • Quizás alguien pensara: Pero si hago mi voluntad y no sigo a Jesús igualmente tendré problemas, igualmente tendré aflicciones y angustias, ¿Cuál es la diferencia, cual es la ganancia? LA GRAN DIFERENCIA ES QUE JESÚS VA CON NOSOTROS, ALELUYA!!

 

  1. ¿PORQUE JESÚS PERMITE QUE ENFRENTEMOS ESAS GRANDES TEMPESTADES EN NUESTRA VIDA?

 

  1. PARA QUE PODAMOS EXPERIMENTAR SU PAZ EN NUESTRO CORAZON (VS 24b)

 

  • Qué imagen más maravillosa debe haber sido esa de ver la gran tempestad azotando la barca y ver a Jesús durmiendo tranquilamente en la barca, era un ejemplo de la paz que solo Dios puede dar en nuestro corazón.

 

  • Todos sabemos que Jesús nos ha dejado su paz (Juan 14:27) pero la única forma de experimentar, de vivir esa paz es cuando estamos en medio de las tormentas de la vida.

 

  • Es una paz que sobrepasa todo entendimiento porque es una paz que viene de Dios (Filipenses 4:7)

 

  • Es una paz que viene de meditar en las promesas de Dios y sus maravillas (Isaías 26:3)

 

  1. PARA QUE PODAMOS EXPERIMENTAR SU PODER Y SUS MARAVILLAS PERSONALMENTE (MATEO 8:25)

 

  • Los discípulos del Señor lo habían visto hacer milagros en los ciegos, en los leprosos, en los paralíticos, pero ellos no eran ni ciegos, ni paralíticos, ni leprosos.

 

  • Jesús quería que sus discípulos experimentaran sus maravillas, no solamente que los vieran en otros, el quería que reconocieran que el único que les podía ayudar en esos momentos era él y nadie más.

 

  • Varios de los discípulos eran pescadores de experiencia, conocían el mar, pero en esa tempestad de nada servía su experiencia, de nada servía su conocimiento del mar, su única esperanza era Jesús.

 

  • En las tempestades de nuestra vida, de nada sirven los títulos, de poco o nada sirve el dinero, de nada sirve las posesiones materiales, tenemos que reconocer que la única esperanza está en Cristo Jesús.

 

  1. PARA LLENARNOS DE VALOR (MATEO 8:26)

 

  • La palabra original de teméis es la palabra griega “deilos” que significa cobarde.
  • Jesús no quiere que sigamos siendo cristianos cobardes, él no nos ha dado un espíritu de cobardía (2 Timoteo 1:7)

 

  • Pero tenemos que comprender que la valentía solo se pone a prueba en los momentos de dificultad, cuando la barca de nuestra vida está en el medio de la tempestad.

 

  • Nuestra valentía no viene de nuestra capacidad, nuestra valentía no viene de nuestra fuerza, nuestra valentía viene de saber que Jesús está con nosotros (Mateo 8:26b)

 

  • El reprendió la tempestad, el hizo callar el mar y los vientos, porque él es Dios!! Ten valor, porque el mismo Jesús que calmo la tempestad, el mismo Jesús a quien el mar y el viento le obedecen está contigo y no te ha abandonado en medio de la tempestad.

 

QUIEN ES ESTE PREGUNTARON SUS DISPULOS: Él es el Rey de Reyes, pero también quiere ser tu salvador y el Señor de tu vida, invita a Jesús a tu barca y no habrá tempestad que te pueda hundir a partir de hoy.

Deja un comentario