MÁS QUE UN NUEVO AÑO, UNA NUEVA OPORTUNIDAD

TEMA: MÁS QUE UN NUEVO AÑO, UNA NUEVA OPORTUNIDAD

TEXTO: LUCAS 13:6-9 Dijo también esta parábola: Tenía un hombre una higuera plantada en su viña, y vino a buscar fruto en ella, y no lo halló. 7 Y dijo al viñador: He aquí, hace tres años que vengo a buscar fruto en esta higuera, y no lo hallo; córtala; ¿para qué inutiliza también la tierra? 8 Él entonces, respondiendo, le dijo: Señor, déjala todavía este año, hasta que yo cave alrededor de ella, y la abone. 9 Y si diere fruto, bien; y si no, la cortarás después.

DESCARGA EN PDF: https://elblogdelpastoroscarflores.com/wp-content/uploads/2022/01/MAS-QUE-UN-NUEVO-ANO-UNA-NUEVA-OPORTUNIDAD.pdf

Verdaderamente esta pequeña parábola tiene una gran enseñanza de parte del Señor para nuestra vida cristiana, es un llamado a reconocer primeramente una verdad espiritual muy importante ante la cual no podemos ser indiferentes: DIOS ESTÁ ESPERANDO FRUTOS DE NUESTRA VIDA.

Pero también esta parábola es un llamado a reconocer que este nuevo año que el Señor nos ha dado la oportunidad de comenzar es verdaderamente una nueva oportunidad para nosotros, en nuestra vida cristiana.

No es solamente una nueva oportunidad como muchos lo pensamos para comenzar de nuevo a luchar para hacer realidad nuestros proyectos y metas, un solamente una nueva oportunidad para retomar los estudios o para cuidar más nuestra salud, etc, 

Es una nueva oportunidad de parte del Señor para fructificar, si verdaderamente queremos que este año sea el año de nuestra cosecha, lo primero que tenemos que anhelar es que nuestro Dios pueda cosechar en nuestra vida los frutos que él espera de nosotros.

REFLEXIONEMOS EN EL TEXTO Y COMPRENDAMOS PORQUE ESTE AÑO ES UNA NUEVA OPORTUNIDAD DE DIOS PARA LA FRUCTIFICACIÓN DE NUESTRA VIDA

I) REFLEXIONEMOS PRIMERAMENTE: ¿DONDE ESTÁBAMOS Y DONDE NOS TIENE HOY EL SEÑOR? (LUCAS 13:6A) Dijo también esta parábola: Tenía un hombre una higuera plantada en su viña,

Podemos ver que ese hombre llevó una higuera, un árbol común y corriente, a su viña, un árbol que no tiene nada de especial, un árbol silvestre, fue plantado en un terreno especial, en un terreno que tiene todo lo necesario para hacer producir abundantemente todo lo que ahí se planta. 

La higuera se cultivaba en terrenos secos, con pocas lluvias, y de ahí ese hombre la sacó para plantarla en un terreno muy especial, en un terreno para cultivar uvas.

Esa higuera puede compararse perfectamente con nuestra vida, el Señor nos encontró en tierra seca, sin gozo, sin esperanza, sin paz y sin amor, el Señor nos encontró en un verdadero desierto (Deuteronomio 32:10) Le halló en tierra de desierto, Y en yermo de horrible soledad; Lo trajo alrededor, lo instruyó, Lo guardó como a la niña de su ojo.

Y nos trasladó, nos llevó a su viña, nos llevó al mejor de todos los terrenos: SU REINO (Colosenses 1:13) el cual nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado al reino de su amado Hijo,

Y no solamente nos hizo parte de su Reino, que hubiera sido más que suficiente para nosotros, sino que nos adoptó como sus hijos (Romanos 8:15) Pues no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor, sino que habéis recibido el espíritu de adopción, por el cual clamamos: ¡Abba, Padre!.

El Señor hoy nos tiene en los mejores lugares, en su iglesia, bajo su cuidado (Salmos 23:2) En lugares de delicados pastos me hará descansar; Junto a aguas de reposo me pastoreará.

Nos tiene bien alimentados con su palabra (Ezequiel 34:14) En buenos pastos las apacentaré, y en los altos montes de Israel estará su aprisco; allí dormirán en buen redil, y en pastos suculentos serán apacentadas sobre los montes de Israel.

Nos tiene bien protegidos bajo su abrigo (Salmo 91:1) El que habita al abrigo del Altísimo Morará bajo la sombra del Omnipotente.

Nos ha colmado de favores y de misericordia (Salmos 103:4) El que rescata del hoyo tu vida, El que te corona de favores y misericordias;

II) HABLEMOS AHORA DE LA TRISTEZA EN EL CORAZÓN DEL SEÑOR (LUCAS 13:6B) y vino a buscar fruto en ella, y no lo halló.

Lastimosamente a pesar de todo lo bueno que Dios ha sido con nosotros, a pesar de todo lo que el Señor ha invertido en nuestra vida, a pesar de todos sus cuidados, LASTIMOSAMENTE MUCHOS DE NOSOTROS NO ESTAMOS DANDO FRUTOS

Estamos viviendo vidas cristianas estériles, a pesar de lo que el Señor ha hecho por nosotros, y él seguramente diría las mismas palabras que el Señor le dio a su pueblo por medio del profeta Isaias (Isaías 5:1-4) Ahora cantaré por mi amado el cantar de mi amado a su viña. Tenía mi amado una viña en una ladera fértil. 2 La había cercado y despedregado y plantado de vides escogidas; había edificado en medio de ella una torre, y hecho también en ella un lagar; y esperaba que diese uvas, y dio uvas silvestres.3 Ahora, pues, vecinos de Jerusalén y varones de Judá, juzgad ahora entre mí y mi viña. 4 ¿Qué más se podía hacer a mi viña, que yo no haya hecho en ella? ¿Cómo, esperando yo que diese uvas, ha dado uvas silvestres?.

Y peor aún, muchos de nosotros en lugar de producir  el fruto del Espíritu (Gálatas 5:22) Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, 23 mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley.

Lo que nuestra vida ha producido son las obras de la carne (Gálatas 5:19.21) Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, 20 idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías, 21 envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a estas; acerca de las cuales os amonesto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios.

III) ¿QUE DEBERÍA HACER EL SEÑOR CON NUESTRA VIDA SIN FRUTO? (LUCAS 13:7) Y dijo al viñador: He aquí, hace tres años que vengo a buscar fruto en esta higuera, y no lo hallo; córtala; ¿para qué inutiliza también la tierra?

¿Será que el Señor tiene que seguir esperando por nosotros?, ¿Será que nuestro Dios, el Rey de reyes tiene que venir una y otra vez a ver si ya nos decidimos a vivir una vida fructífera para él ? 

¿Será que el Señor tiene que tomar una actitud de indiferencia para con nosotros, por tener una vida que es fructífera para las cosas del mundo, pero esteril para él ? 

A esa higuera ya le habían dado TRES AÑOS de oportunidad, y no había dado fruto, ¿Cuántos años lleva el Señor esperando los frutos de nuestra vida cristiana?

IV) POR LA MISERICORDIA DEL SEÑOR ESTE ES EL AÑO DE UNA NUEVA OPORTUNIDAD DE PARTE DE DIOS (LUCAS 13:8) Él entonces, respondiendo, le dijo: Señor, déjala todavía este año, hasta que yo cave alrededor de ella, y la abone. 9 Y si diere fruto, bien; y si no, la cortarás después.

A pesar de lo que nuestra vida podría merecer, el Señor este año ha tenido misericordia de nosotros, y en lugar de cortarnos, en lugar de desecharnos, él está dispuesto a INVERTIR UN AÑO MÁS EN NUESTRA VIDA

En este año 2022 el Señor está dispuesto a invertir su amor, su poder, su gracia, sus maravillas, en nuestra vida, ¡GLORIA A DIOS!

PERO NO DESAPROVECHEMOS ESA NUEVA OPORTUNIDAD, PORQUE PODRÍA SER LA ÚLTIMA.

Levantémonos y volvamos a congregarnos, volvamos a buscar al Señor de corazón, volvamos a la oración, volvamos a nuestro primer amor (Apocalipsis 2:4) Pero tengo contra ti, que has dejado tu primer amor.

¿Recuerdas cuando tenías ese primer amor por el Señor ? (Jeremías 2:2) Anda y clama a los oídos de Jerusalén, diciendo: Así dice Jehová: Me he acordado de ti, de la fidelidad de tu juventud, del amor de tu desposorio, cuando andabas en pos de mí en el desierto, en tierra no sembrada.