ESTUDIO BIBLICO CARTA A LOS FILIPENSES: CONSEJOS DE NUEVO AÑO IX  PARTE

ESTUDIO BIBLICO CARTA A LOS FILIPENSES: CONSEJOS DE NUEVO AÑO IX  PARTE

TEXTO: FILIPENSES 3:17-21 Hermanos, sed imitadores de mí, y mirad a los que así se conducen según el ejemplo que tenéis en nosotros. 18 Porque por ahí andan muchos, de los cuales os dije muchas veces, y aun ahora lo digo llorando, que son enemigos de la cruz de Cristo; 19 el fin de los cuales será perdición, cuyo dios es el vientre, y cuya gloria es su vergüenza; que solo piensan en lo terrenal. 20 Mas nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo; 21 el cual transformará el cuerpo de la humillación nuestra, para que sea semejante al cuerpo de la gloria suya, por el poder con el cual puede también sujetar a sí mismo todas las cosas.

DESCARGA EN PDF: https://elblogdelpastoroscarflores.com/wp-content/uploads/2022/01/ESTUDIO-BIBLICO-CARTA-A-LOS-FILIPENSES_-CONSEJOS-DE-NUEVO-ANO-IX-PARTE.pdf

Este día continuamos con el estudio Bíblico de la carta a los filipenses, siempre tomando los consejos para nuestra vida en este nuevo año que hemos comenzado. 

VEAMOS CUALES SON LOS CONSEJOS QUE ENCONTRAMOS EN EL TEXTO QUE HEMOS LEÍDO PARA COMENZAR

XVI) DECIMOSEXTO CONSEJO: NO SEAMOS CRISTIANOS SOLAMENTE DE PALABRAS SINO DE ACCIONES (VS 17) Hermanos, sed imitadores de mí, y mirad a los que así se conducen según el ejemplo que tenéis en nosotros.

Posiblemente si leemos el texto a la ligera podemos pensar que Pablo se está jactando de su vida, de su espiritualidad o de su trabajo para la obra de Dios. Pero no es así, lo que el apóstol Pablo quería hacerle entender a los cristianos de Filipos era que ser cristiano es más que palabras bonitas, y más que solamente palabras de fe, ser cristiano es respaldar esas palabras con obras, con hechos, es decir, con nuestra propia vida. 

Lo importante de la vida de un cristiano es como vive no solamente como habla, no se trata de cuantos versículos conoce, sino de llevarlos a la práctica, pues sino estaríamos haciendo lo mismo que los fariseos en el tiempo de nuestro Señor Jesucristro: DECIMOS PERO NO HACEMOS (Mateo 23:1-3) Entonces habló Jesús a la gente y a sus discípulos, diciendo: 2 En la cátedra de Moisés se sientan los escribas y los fariseos. 3 Así que, todo lo que os digan que guardéis, guardadlo y hacedlo; mas no hagáis conforme a sus obras, porque dicen, y no hacen.

Decir y respaldar esas palabras con nuestras acciones es lo que le da autoridad a nuestra vida cristiana, es lo que le da PODER a nuestro testimonio cristiano (1 Corintios 4:20) Porque el reino de Dios no consiste en palabras, sino en poder.

Es por eso que la palabra del Señor nos invita también por medio del apóstol Juan a que nuestro amor no sea solamente de palabras, sino también con acciones de amor para con nuestro prójimo (1 Juan 3:17-18) Pero el que tiene bienes de este mundo y ve a su hermano tener necesidad, y cierra contra él su corazón, ¿cómo mora el amor de Dios en él? 18 Hijitos míos, no amemos de palabra ni de lengua, sino de hecho y en verdad.    

XVII) DECIMOSEXTO CONSEJO: TENEMOS QUE CUIDARNOS DE LOS CRISTIANOS MUNDANOS (FILIPENSES 3:18-21) Porque por ahí andan muchos, de los cuales os dije muchas veces, y aun ahora lo digo llorando, que son enemigos de la cruz de Cristo; 19 el fin de los cuales será perdición, cuyo dios es el vientre, y cuya gloria es su vergüenza; que solo piensan en lo terrenal. 20 Mas nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo; 21 el cual transformará el cuerpo de la humillación nuestra, para que sea semejante al cuerpo de la gloria suya, por el poder con el cual puede también sujetar a sí mismo todas las cosas.

Este capítulo se cierra con las palabras del apóstol Pablo advirtiendo a la congregación de la iglesia de Filipos que así como se debían cuidar de los legalistas, también tenían que tener mucho cuidado con los cristianos mundanos. 

Tenemos que tener cuidado porque como lo dice el texto “Por ahí andan MUCHOS” es decir que no son una pequeña minoría dentro de las iglesias, sino al contrario, y lastimosamente causan mucho daño, por eso Pablo lo decía llorando, pues son enemigos de la cruz de Cristo, es decir, de la obra del Señor en la vida de un cristiano, pues se han vuelto “enemigos de Dios” por su amistad con el mundo (Santiago 4:4) ¡Oh almas adúlteras! ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra Dios? Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios.

Estos cristianos mundanos pueden tener dos características principalmente: 

  • Su dios es el vientre (Vs 19a) cuyo dios es el vientre, y cuya gloria es su vergüenza; Es decir que su prioridad son los placeres de la carne, su vida está enfocada en lo que satisface la carne, y en lugar de avergonzarse de lo que hacen se glorian en ello. 
  • Solo piensan en lo terrenal (Vs 19 b) Tenemos que comprender que un cristiano mundano es solamente alguien que está enfocado en los placeres, en los vicios, etc, como muchas veces pensamos, un cristiano mundano también es alguien que su corazón está en lo terrenal, en el dinero, los bienes materiales, en las vanidades ilusorias de la fama, la posición social, etc. 

¿Por qué debemos cuidarnos de este tipo de cristianos? porque pueden desviar nuestro corazón y hacernos poner nuestra mirada también solamente en lo terrenal, y la palabra de Dios nos muestra a donde debe estar enfocado nuestro corazón y nuestra mirada (Colosenses 3:1-2) Si, pues, habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios. 2 Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra.
Tenemos que recordar algo muy importante que el apóstol Pablo les dice a los cristianos de Filipos: NUESTRA CIUDADANÍA ESTÁ EN LOS CIELOS (Filipenses 3:20) Mas nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo