ESTUDIO BÍBLICO EL SERMÓN DEL MONTE X PARTE: JESÚS Y LOS JURAMENTOS.

ESTUDIO BÍBLICO EL SERMÓN DEL MONTE X PARTE: JESÚS Y LOS JURAMENTOS.

TEXTO: MATEO 5:33-37  Además habéis oído que fue dicho a los antiguos: No perjurarás, sino cumplirás al Señor tus juramentos. 34 Pero yo os digo: No juréis en ninguna manera; ni por el cielo, porque es el trono de Dios; 35 ni por la tierra, porque es el estrado de sus pies; ni por Jerusalén, porque es la ciudad del gran Rey. 36 Ni por tu cabeza jurarás, porque no puedes hacer blanco o negro un solo cabello. 37 Pero sea vuestro hablar: Sí, sí; no, no; porque lo que es más de esto, de mal procede.

Este día continuamos con el estudio de las enseñanzas del sermón del monte, y hoy estudiaremos las enseñanzas que nos da nuestro Señor Jesucristo sobre los juramentos, es decir sobre la importancia que tiene para nosotros los cristianos hablar con la verdad. 

Nuevamente nuestro Señor Jesucristo enseña la correcta interpretación de lo que la ley decía, pues la ley de Moisés decía lo siguiente en cuanto a tomar el nombre de Dios para hacer juramentos: 

Éxodo 20:7 No tomarás el nombre de Jehová tu Dios en vano; porque no dará por inocente Jehová al que tomare su nombre en vano.

Levítico 19:12 Y no juraréis falsamente por mi nombre, profanando así el nombre de tu Dios. Yo Jehová.

Es por eso que los fariseos e intérpretes de la ley decían que no era permitido tomar de ninguna manera el nombre de Dios para hacer juramentos, pero que sí se podía hacer juramentos por el templo, por el cielo, por la tierra etc. 

Pero Jesús les dejó claro que en realidad no podían juramentos por nada de eso pues todo eso es también creación de Dios y por sobre todo eso Dios está (Mateo 5:34-36) Pero yo os digo: No juréis en ninguna manera; ni por el cielo, porque es el trono de Dios; 35 ni por la tierra, porque es el estrado de sus pies; ni por Jerusalén, porque es la ciudad del gran Rey. 36 Ni por tu cabeza jurarás, porque no puedes hacer blanco o negro un solo cabello 

Pero tenemos que comprender que el Señor no se está refiriendo a todos los juramentos pues muchas veces en las cortes es necesario declarar bajo juramento, sino que se refiere a los falsos juramentos, a nuestra poca credibilidad que nos lleva a usar un juramento para reforzar nuestra palabra. 

En un mundo en el cual la palabra ya no tiene el mismo valor que antes pues la mayoría no cumplimos lo que prometemos, el Señor nos llama a los cristianos, a sus hijos e hijas a ser hombres y mujeres de palabra, es decir que nuestro SÍ sea SÍ y que nuestro NO sea NO, sin necesidad de jurar o de usar frases como “Te lo prometo o te lo juro por mi madre” 

Tenemos que comprender que la verdad, la honestidad y la honradez, son actitudes que como hijos de Dios tienen que ser parte de nuestra vida, pues somos hijos de un Dios de verdad (Salmo 31:4) En tu mano encomiendo mi espíritu; Tú me has redimido, oh Jehová, Dios de verdad. 

La palabra de Dios nos declara que los labios mentirosos no agradan a nuestro Dios (Proverbios 12:22) Los labios mentirosos son abominación a Jehová; Pero los que hacen verdad son su contentamiento.

Nosotros como hijos de Dios no podemos utilizar la mentira como una herramienta para lograr lo que queremos en la vida pues la mentira es una arma o herramienta de satanás y la ha utilizado siempre (Juan 8:44) Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer. El ha sido homicida desde el principio, y no ha permanecido en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira.

Y tenemos no podemos caer en el error de minimizar la mentira, de pensar que hay mentiras piadosas, o mentiras blancas, la palabra de Dios nos declara que la mentira es un pecado y tambien lleva a las personas a la condenación (Apocalipsis 21:8) Pero los cobardes e incrédulos, los abominables y homicidas, los fornicarios y hechiceros, los idólatras y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda.

Nuestro Señor Jesucristo nos hace un llamado a hablar verdad, a no necesitar los juramentos para sostener lo que decimos, sino que seamos personas que nuestra palabra tiene valor (Mateo 5:37) Pero sea vuestro hablar: Sí, sí; no, no; porque lo que es más de esto, de mal procede.

Para hablar con la verdad ¿Que necesitamos? 

I) RECONOCER QUE ES MEJOR HABLAR CON LA VERDAD PORQUE LA VERDAD SE SOSTIENE SOLA, PERO LA MENTIRA NECESITA QUE LA SOSTENGAMOS CON EXCUSAS, PROMESAS Y JURAMENTOS (ZACARÍAS 8:17) Y ninguno de vosotros piense mal en su corazón contra su prójimo, ni améis el juramento falso; porque todas estas son cosas que aborrezco, dice Jehová. Pensamos mal contra nuestro prójimo cuando para cubrir nuestras mentiras y malas intenciones hacemos juramentos y promesas falsas. 

II) COMPRENDER QUE PARA HABLAR LA VERDAD TENEMOS QUE SER VALIENTES (EFESIOS 4:25) Por lo cual, desechando la mentira, hablad verdad cada uno con su prójimo; porque somos miembros los unos de los otros. Hay una frase que dice que para hablar mentiras hay que tener memoria y para hablar verdades hay que tener valor, para que nuestro hablar sea SÍ SÍ Y NO NO tenemos que tener el valor para no usar excusas ni juramentos para que nos crean lo que estamos diciendo. 

Por sobre todo, tenemos que reconocer que podemos engañar a muchos, aun a nosotros mismos pero hay alguien a quien nunca podremos engañar: A nuestro Dios (Gálatas 6:7) No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará.