SERMÓN DE DOMINGO DE RESURRECCION ¿QUÉ SIGNIFICA PARA NOSOTROS QUE JESÚS HA RESUCITADO?

TEXTO: LUCAS 24:1-6 El primer día de la semana, muy de mañana, vinieron al sepulcro, trayendo las especias aromáticas que habían preparado, y algunas otras mujeres con ellas. 2 Y hallaron removida la piedra del sepulcro; 3 y entrando, no hallaron el cuerpo del Señor Jesús. 4 Aconteció que estando ellas perplejas por esto, he aquí se pararon junto a ellas dos varones con vestiduras resplandecientes; 5 y como tuvieron temor, y bajaron el rostro a tierra, les dijeron: ¿Por qué buscáis entre los muertos al que vive? 6 No está aquí, sino que ha resucitado. Acordaos de lo que os habló, cuando aún estaba en Galilea,

Hoy celebramos un día glorioso, CELEBRAMOS QUE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO HA RESUCITADO, él no está muerto, él no está en una tumba, él está sentado a la diestra del padre. 

Es un dia de gozo, de alabanza, de agradecimiento, cerramos la semana santa en victoria, recordando que nuestro Señor Jesucristo venció la muerte, venció la tumba, venció el pecado y venció a satanás. Pero es muy importante que a nivel personal, en nuestro interior nos hagamos esta pregunta: ¿COMPRENDO VERDADERAMENTE LO QUE SIGNIFICA QUE CRISTO HAYA RESUCITADO? pues no podemos tener verdadero gozo y agradecimiento en nuestro corazón si no comprendemos lo que significa que Cristo ha resucitado.

Para comprender de una mejor manera y que también sea para nosotros fácil de recordar vamos a tomar las letras de la palabra RESUCITÓ para comprender lo que verdaderamente significa para nosotros que nuestro Señor Jesucristo ha resucitado.

Podemos decir entonces que LA RESURRECCIÓN DE CRISTO PARA NOSOTROS SIGNIFICA: 

I) R REALIDAD INNEGABLE: (1 CORINTIOS 15:3-7) Porque primeramente os he enseñado lo que asimismo recibí: Que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras; 4 y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras; 5 y que apareció a Cefas, y después a los doce. 6 Después apareció a más de quinientos hermanos a la vez, de los cuales muchos viven aún, y otros ya duermen.7 Después apareció a Jacobo; después a todos los apóstoles;  Cualquiera podría inventar una historia de que alguien que había muerto ha resucitado, pero demostrarlo es lo verdaderamente difícil, muchos más después de haber visto morir a Jesús de la forma como murió, pero lo maravilloso es que la resurrección de Cristo más que una historia, es un hecho verificable, pues la palabra de Dios nos declara que hubieron testigos que pueden dar fe de que Jesús después de haber muerto en la cruz, RESUCITO, no solamente lo vieron los discípulos, no solamente lo vieron los apóstoles más cercanos, sino que más de quinientas personas vieron a Cristo resucitado, y por último lo vio el apóstol Pablo con quien tuvo un encuentro extraordinario camino a Damasco, por lo tanto podemos afirmar que la resurrección de nuestro Señor Jesucristo, es una realidad innegable, ÉL ESTÁ VIVO Y VIVE PARA SIEMPRE.

II) E ESPERANZA QUE NUNCA TERMINA (1 PEDRO 1:3-4) Bendito el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que según su grande misericordia nos hizo renacer para una esperanza viva, por la resurrección de Jesucristo de los muertos, 4 para una herencia incorruptible, incontaminada e inmarcesible, reservada en los cielos para vosotros, No podemos negar que tanto cristianos como inconversos y hasta personas ateas albergan en sus corazones ESPERANZA, es decir esperamos que las cosas mejoren, que nos vaya bien, que aunque todo parezca que está mal pero puede cambiar para bien, pero la GRAN DIFERENCIA entre la esperanza de los crisitianos y la esperanza del mundo es que el mundo no tiene verdadera esperanza, lo que ellos tienen es una ILUSIÓN, es decir una esperanza que no tiene fundamento, una esperanza que no da ninguna seguridad, pero nosotros los cristianos, los hijos de Dios tenemos VERDADERA ESPERANZA, porque nuestra esperanza tiene como fundamento la resurrección de Jesús, nuestra esperanza no termina, nuestra esperanza está basada en alguien que ha vencido y su victoria es para nosotros también. 

III) S SEGURIDAD DE SALVACIÓN (ROMANOS 6:8-9) Y si morimos con Cristo, creemos que también viviremos con él; 9 sabiendo que Cristo, habiendo resucitado de los muertos, ya no muere; la muerte no se enseñorea más de él. Cuando nosotros confesamos o recibimos a Cristo como Señor y salvador de nuestra vida nos identificamos con él en su muerte, morimos con él, morimos al pecado, y también nos identificamos con Cristo en su resurrección, pues así como Cristo resucitó para vida eterna, también nosotros por él tenemos vida eterna, la resurrección de Cristo es la seguridad de nuestra vida eterna. 

IV) U UN MENSAJE PARA EL FUTURO (1 CORINTIOS 15:22-23) Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados. 23 Pero cada uno en su debido orden: Cristo, las primicias; luego los que son de Cristo, en su venida. La resurrección de Cristo es un mensaje para el futuro, para todos aquellos que ibamos a creer en él por medio de la predicación del evangelio, y este mensaje para el futuro es que así como él resucitó de entre los muertos, también nosotros cuando él venga resucitaremos, (1 Tesalonicenses 4:16) Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero.

V) C CAMINAR EN VIDA NUEVA (ROMANOS 6:4) Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva. La resurrección de Cristo significa una oportunidad de una nueva vida para nosotros, pues nosotros morimos en Cristo y resucitamos también por él , y eso significa que tenemos un nuevo comienzo, que dejamos atrás nuestra vida pasada, que dejamos atrás nuestros errores, pecados y fracasos, y nos levantamos junto con nuestro Señor Jesucristo por su resurrección en una vida nueva.

VI) I INUTIL SERÍA LA VIDA CRISTIANA SIN LA RESURRECCIÓN (1 CORINTIOS 15:13-20) Porque si no hay resurrección de muertos, tampoco Cristo resucitó. 14 Y si Cristo no resucitó, vana es entonces nuestra predicación, vana es también vuestra fe. 15 Y somos hallados falsos testigos de Dios; porque hemos testificado de Dios que él resucitó a Cristo, al cual no resucitó, si en verdad los muertos no resucitan. 16 Porque si los muertos no resucitan, tampoco Cristo resucitó; 17 y si Cristo no resucitó, vuestra fe es vana; aún estáis en vuestros pecados. 18 Entonces también los que durmieron en Cristo perecieron. 19 Si en esta vida solamente esperamos en Cristo, somos los más dignos de conmiseración de todos los hombres. 20 Mas ahora Cristo ha resucitado de los muertos; primicias de los que durmieron es hecho. Tal como lo dice este texto, si Cristo no hubiera resucitado, si Jesús aún estuviera en la tumba, entonces nuestra predicación sería en vano, nuestra fe sería en vano, pues estaríamos poniendo nuestra fe y esperanza en un muerto, en alguien que no puede hacer nada por nosotros, estaríamos engañados, y exactamente como lo dice, seriamos dignos de conmiseracion, dariamos lastima por estar confiando en alguien que no podría hacer nada por nosotros, PERO, ¡CRISTO SÍ HA RESUCITADO! y por lo tanto nuestra vida cristiana tiene sentido, por eso nuestra fe no es en vano, sino que nuestra fe produce milagros, porque estamos confiando en aquel que murió y resucitó, que está sentado a la diestra de Dios intercediendo por cada uno de nosotros.

VII) T TODA POTESTAD FUE DADA A NUESTRO SEÑOR JESÚS (MATEO 28:18) Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. A nuestro Señor Jesucristo quien llevó TODOS nuestros pecados, que sufrió TODO por nosotros, que recibió TODO el castigo, que derramo TODA su sangre para pagar el precio de nuestro pecado, nuestro Dios le dio TODA POTESTAD, es decir toda la AUTORIDAD, TODO EL PODER, tanto en el cielo como en la tierra, por eso podemos decir con toda seguridad y con toda confianza que nuestro Señor Jesucristo es quien tiene LA ÚLTIMA PALABRA en este mundo y en nuestra vida. 

VIII) O OPORTUNIDAD DE COMENZAR DE NUEVO (2 CORINTIOS 5:17)De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas. El texto nos dice que si alguno está “En Cristo” nueva criatura es, pero ¿En que Cristo? ¡En el Cristo resucitado! cuando recibimos a Cristo como nuestro Señor y salvador morimos con Cristo a nuestra vida pasada, y resucitamos con Cristo a una nueva vida, es decir que la resurrección para nosotros significa un nuevo comienzo, significa dejar atrás nuestra vida en muerte, dedicados a buscar la vida entre los muertos, buscando la felicidad en los placeres, en los vicios, buscando el sentido de nuestra vida en el dinero y en las posesiones materiales, viviendo una vida de desánimo, de tristeza, de amargura, llenos de culpabilidad, PERO HOY por la vida nueva que nuestro Señor Jesucristo nos ha dado podemos decir que las cosas viejas pasaron, y hoy podemos comenzar de nuevo.