2021, EL AÑO DE MI BENDICIÓN

TEMA: 2021, EL AÑO DE MI BENDICIÓN

TEXTO: SALMOS 65:11 Tú coronas el año con tus bienes, Y tus nubes destilan grosura.

Vamos a leer este mismo texto en dos versiones diferentes para comprender mejor lo que nos enseña: 

Versión Dios habla hoy: Tú colmas el año de bendiciones, tus nubes derraman abundancia;

Versión Traducción en lenguaje actual: Llega el año a su fin y está lleno de bendiciones; por dondequiera que pasas dejas gran abundancia.

Pero ¿será posible que este año 2021 sea el año de nuestra bendición? Si aún seguimos viviendo en una pandemia, si se espera que sea un año de poco crecimiento económico, si los expertos y los conocedores dicen que este año puede ser un año de crisis.

Y  la respuesta es SI, ESTE PUEDE SER EL AÑO DE MI BENDICIÓN, porque nuestra bendición no depende de si hay o no pandemia, no depende de lo que dicen los expertos, no depende de si crece o no crece la economía, ni depende de si hay crisis o no, pues NUESTRA BENDICIÓN SOLAMENTE VIENE DE DIOS. 

Pero nosotros como hijos de Dios ¿Que necesitamos para que esas bendiciones vengan a nuestra vida y para que este año 2021 sea verdaderamente el año de mi bendición? 

I) NECESITAMOS PONER NUESTRA CONFIANZA EN DIOS (JEREMIAS 17:7-8) Bendito el varón que confía en Jehová, y cuya confianza es Jehová. 8 Porque será como el árbol plantado junto a las aguas, que junto a la corriente echará sus raíces, y no verá cuando viene el calor, sino que su hoja estará verde; y en el año de sequía no se fatigará, ni dejará de dar fruto.

Este año es necesario que comprendamos que nuestro Dios no puede bendecir a aquellos que no confían en él ,  que no ponen en él su esperanza, sino que su confianza y su esperanza está en los hombres, en la ciencia, en la tecnología, en los gobernantes, en las medicinas, en las vacunas, etc. (Jeremías 17:5-6) Así ha dicho Jehová: Maldito el varón que confía en el hombre, y pone carne por su brazo, y su corazón se aparta de Jehová. 6 Será como la retama en el desierto, y no verá cuando viene el bien, sino que morará en los sequedales en el desierto, en tierra despoblada y deshabitada.

Este año será el año de nuestra bendición porque vamos a poner nuestra confianza y nuestra esperanza únicamente en Dios, pase lo que pase vamos a confiar en él, nuestra esperanza está en su amor, en su poder, y en su fidelidad. 

A pesar de lo que nos digan las circunstancias, a pesar de lo que nos digan nuestros propios temores, a pesar de lo que nos digan las personas usadas por el enemigo para llenar de dudas nuestro corazón, NOSOTROS VAMOS A DECIDIR PONER EN DIOS NUESTRA CONFIANZA (Salmo 141:8) Por tanto, a ti, oh Jehová, Señor, miran mis ojos; En ti he confiado; no desampares mi alma.

II) NECESITAMOS PERMANECER EN LOS CAMINOS DE DIOS (JUAN 15:7) Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid todo lo que queréis, y os será hecho.

Si este año queremos la bendición de Dios en nuestra vida tenemos que permanecer en sus caminos, no apartarnos del Señor, no alejarnos de nuestra iglesia. 

Apartarme de Dios significa no querer su bendición y si nosotros no queremos la bendición entonces la bendición se alejara de nosotros (Salmo 109:17) Amó la maldición, y ésta le sobrevino; Y no quiso la bendición, y ella se alejó de él.

A pesar de nuestros errores, a pesar de nuestros pecados, NO NOS APARTEMOS DEL SEÑOR, no creamos las mentiras del enemigo que nos dicen que no vale la pena seguir en los caminos del Señor porque hemos hecho lo malo, porque somos muy pecadores, porque no vamos a poder cambiar (1 Samuel 12.19-22) Entonces dijo todo el pueblo a Samuel: Ruega por tus siervos a Jehová tu Dios, para que no muramos; porque a todos nuestros pecados hemos añadido este mal de pedir rey para nosotros. 20 Y Samuel respondió al pueblo: No temáis; vosotros habéis hecho todo este mal; pero con todo eso no os apartéis de en pos de Jehová, sino servidle con todo vuestro corazón.21 No os apartéis en pos de vanidades que no aprovechan ni libran, porque son vanidades. 22 Pues Jehová no desamparará a su pueblo, por su grande nombre; porque Jehová ha querido haceros pueblo suyo.

NO CREAMOS LAS MENTIRAS DEL ENEMIGO, no te apartes por causa del pecado en tu vida, al contrario, acércate más al Señor, porque los enfermos necesitamos al medico, y nuestro médico es Jesús (Mateo 9:11-12) 

Cuando vieron esto los fariseos, dijeron a los discípulos: ¿Por qué come vuestro Maestro con los publicanos y pecadores? 12 Al oír esto Jesús, les dijo: Los sanos no tienen necesidad de médico, sino los enfermos.

III) SIGNIFICA OBEDECER Y DELEITARNOS EN EL SEÑOR (SALMO 37:4)  Deléitate asimismo en Jehová, Y él te concederá las peticiones de tu corazón.

Las bendiciones de nuestra vida no solamente dependen de nuestras acciones, es decir, de lo que hacemos, sino también de nuestras actitudes, es decir, de cómo lo hacemos. 

El Señor no solamente ve nuestras acciones, el Señor ve nuestros corazones, no se trata de solamente obedecer al Señor, sino deleitarnos en Dios, que adorarle, servirle, seguirle, no sea una carga, o una molestia en nuestra vida, sino un deleite, un motivo de gozo y alegría en nuestro corazón. 

No podemos permitir en nuestro corazón la actitud que un día tuvo el pueblo de Israel (Malaquías 1:13) Habéis además dicho: !!Oh, qué fastidio es esto! y me despreciáis, dice Jehová de los ejércitos; y trajisteis lo hurtado, o cojo, o enfermo, y presentasteis ofrenda. ¿Aceptaré yo eso de vuestra mano? dice Jehová.

Fastidio: Sentimiento de enfado , cansancio , aburrimiento , molestia o incomodidad. 

¿Que necesitamos para poder deleitarnos en Dios? Tener un corazón agradecido por sus maravillas y su misericordia en nuestra vida. 

CONCLUSIÓN: Este año 2021 puede ser para nosotros un año de mucha bendición a pesar de todo, un año de protección, de sanidad, de prosperidad, de avance y crecimiento, porque Dios está con nosotros, (Salmo 46:7) Jehová de los ejércitos está con nosotros; Nuestro refugio es el Dios de Jacob