DOS PALABRAS CLAVES PARA NUESTRA VICTORIA EN ÉL 2021

TEMA: DOS PALABRAS CLAVES PARA NUESTRA VICTORIA EN ÉL 2021

TEXTO: 1 CRÓNICAS 29:11 Tuya es, oh Jehová, la magnificencia y el poder, la gloria, la victoria y el honor; porque todas las cosas que están en los cielos y en la tierra son tuyas. Tuyo, oh Jehová, es el reino, y tú eres excelso sobre todos. PROVERBIOS 21:31 El caballo se alista para el día de la batalla; Mas Jehová es el que da la victoria.

Estos preciosos versículos que hemos leído nos declaran una verdad espiritual que nunca debemos olvidar: DIOS ES EL QUE NOS DA LA VICTORIA. En todo lo que enfrentamos en la vida de nuestro Dios viene la victoria. 

Pero lo principal no es solamente conocer o saber que Dios nos da la victoria, sino comprender cómo hacer para que esa victoria se vuelva una realidad en nuestra vida en las diferentes situaciones que cada uno de nosotros enfrentamos. 

En la palabra de Dios podemos comprender qué fue lo que algunos hombres de Dios en el Antiguo Testamento necesitaron para tener victoria en las pruebas y dificultades que enfrentaron: 

I) A GEDEON CUANDO ENFRENTO A LOS MADIANITAS EL SEÑOR LE REDUJO SU CAPACIDAD  (JUECES 7:2-7)  Y Jehová dijo a Gedeón: El pueblo que está contigo es mucho para que yo entregue a los madianitas en su mano, no sea que se alabe Israel contra mí, diciendo: Mi mano me ha salvado. 3 Ahora, pues, haz pregonar en oídos del pueblo, diciendo: Quien tema y se estremezca, madrugue y devuélvase desde el monte de Galaad. Y se devolvieron de los del pueblo veintidós mil, y quedaron diez mil.4 Y Jehová dijo a Gedeón: Aún es mucho el pueblo; llévalos a las aguas, y allí te los probaré; y del que yo te diga: Vaya éste contigo, irá contigo; mas de cualquiera que yo te diga: Este no vaya contigo, el tal no irá. 5 Entonces llevó el pueblo a las aguas; y Jehová dijo a Gedeón: Cualquiera que lamiere las aguas con su lengua como lame el perro, a aquél pondrás aparte; asimismo a cualquiera que se doblare sobre sus rodillas para beber. 6 Y fue el número de los que lamieron llevando el agua con la mano a su boca, trescientos hombres; y todo el resto del pueblo se dobló sobre sus rodillas para beber las aguas. 7 Entonces Jehová dijo a Gedeón: Con estos trescientos hombres que lamieron el agua os salvaré, y entregaré a los madianitas en tus manos; y váyase toda la demás gente cada uno a su lugar. 

Gedeon fue uno de los jueces de Israel, y cuando tuvo que pelear una de las batallas más importantes para su pueblo, el Señor le redujo su capacidad. Gedeon tenía diez mil hombres valientes para pelear la batalla, pero el Señor le redujo su ejército a TRESCIENTOS hombres.

Pero con ese pequeño ejército el Señor le dio una gran victoria (Jueces 7:19-22) Llegaron, pues, Gedeón y los cien hombres que llevaba consigo, al extremo del campamento, al principio de la guardia de la medianoche, cuando acababan de renovar los centinelas; y tocaron las trompetas, y quebraron los cántaros que llevaban en sus manos. 20 Y los tres escuadrones tocaron las trompetas, y quebrando los cántaros tomaron en la mano izquierda las teas, y en la derecha las trompetas con que tocaban, y gritaron: !!Por la espada de Jehová y de Gedeón! 21 Y se estuvieron firmes cada uno en su puesto en derredor del campamento; entonces todo el ejército echó a correr dando gritos y huyendo. 22 Y los trescientos tocaban las trompetas; y Jehová puso la espada de cada uno contra su compañero en todo el campamento. Y el ejército huyó hasta Bet-sita, en dirección de Zerera, y hasta la frontera de Abel-mehola en Tabat

II) A MOISÉS EL SEÑOR LO LLEVÓ A UN CALLEJÓN SIN SALIDA DONDE YA TODO PARECÍA PERDIDO (ÉXODO 14:8-11) Y endureció Jehová el corazón de Faraón rey de Egipto, y él siguió a los hijos de Israel; pero los hijos de Israel habían salido con mano poderosa. 9 Siguiéndolos, pues, los egipcios, con toda la caballería y carros de Faraón, su gente de a caballo, y todo su ejército, los alcanzaron acampados junto al mar, al lado de Pi-hahirot, delante de Baal-zefón. 10 Y cuando Faraón se hubo acercado, los hijos de Israel alzaron sus ojos, y he aquí que los egipcios venían tras ellos; por lo que los hijos de Israel temieron en gran manera, y clamaron a Jehová. 11 Y dijeron a Moisés: ¿No había sepulcros en Egipto, que nos has sacado para que muramos en el desierto? ¿Por qué has hecho así con nosotros, que nos has sacado de Egipto?

Moises y todo el pueblo de Israel llegaron a un lugar en el cual tenían a sus espaldas a Faraón y su ejército y frente a ellos tenían el mar rojo, todo parecía que serían derrotados, que ya todo estaba perdido PERO NO FUE ASÍ, EL SEÑOR LES DIO LA VICTORIA, LES HIZO UN CAMINO EN MEDIO DEL MAR. (Exodo 14:21-26) Pero cuando ya todo parecía perdido, cuando parecía que ya no había esperanza, entonces nuestro Dios obró maravillas e hizo pasar a su pueblo en medio de las aguas del mar rojo y le dio una gran victoria sobre los carros Faraón y sus carros, Y extendió Moisés su mano sobre el mar, e hizo Jehová que el mar se retirase por recio viento oriental toda aquella noche; y volvió el mar en seco, y las aguas quedaron divididas. 22 Entonces los hijos de Israel entraron por en medio del mar, en seco, teniendo las aguas como muro a su derecha y a su izquierda. 23 Y siguiéndolos los egipcios, entraron tras ellos hasta la mitad del mar, toda la caballería de Faraón, sus carros y su gente de a caballo.24 Aconteció a la vigilia de la mañana, que Jehová miró el campamento de los egipcios desde la columna de fuego y nube, y trastornó el campamento de los egipcios, 25 y quitó las ruedas de sus carros, y los trastornó gravemente. Entonces los egipcios dijeron: Huyamos de delante de Israel, porque Jehová pelea por ellos contra los egipcios. 26 Y Jehová dijo a Moisés: Extiende tu mano sobre el mar, para que las aguas vuelvan sobre los egipcios, sobre sus carros, y sobre su caballería. 

III) A JOSUÉ, CUANDO TENÍAN QUE CONQUISTAR LA PRIMER CIUDAD EN LA TIERRA PROMETIDA EL SEÑOR LES DIJO QUE HICIERAN ALGO QUE PARECÍA UNA LOCURA (JOSUE 6:1-5) Ahora, Jericó estaba cerrada, bien cerrada, a causa de los hijos de Israel; nadie entraba ni salía. 2 Mas Jehová dijo a Josué: Mira, yo he entregado en tu mano a Jericó y a su rey, con sus varones de guerra. 3 Rodearéis, pues, la ciudad todos los hombres de guerra, yendo alrededor de la ciudad una vez; y esto haréis durante seis días. 4 Y siete sacerdotes llevarán siete bocinas de cuernos de carnero delante del arca; y al séptimo día daréis siete vueltas a la ciudad, y los sacerdotes tocarán las bocinas. 5 Y cuando toquen prolongadamente el cuerno de carnero, así que oigáis el sonido de la bocina, todo el pueblo gritará a gran voz, y el muro de la ciudad caerá; entonces subirá el pueblo, cada uno derecho hacia adelante.

Josue y el pueblo de Israel tenían que enfrentar y conquistar la ciudad de Jericó, pero era una ciudad muy dificil de conquistar, pues la ciudad estaba cerrada, bien cerrada, y nuestro Dios en lugar de una estrategia de guerra, en lugar de un plan de asalto con guerreros experimentados, les pidió que le dieran vueltas caminando alrededor de la ciudad.

Cuando ellos pusieron en práctica las palabras del Señor y rodearon las ciudad siete días, Dios les dio una gran victoria (Éxodo 6:20-21) Entonces el pueblo gritó, y los sacerdotes tocaron las bocinas; y aconteció que cuando el pueblo hubo oído el sonido de la bocina, gritó con gran vocerío, y el muro se derrumbó. El pueblo subió luego a la ciudad, cada uno derecho hacia adelante, y la tomaron. 21 Y destruyeron a filo de espada todo lo que en la ciudad había; hombres y mujeres, jóvenes y viejos, hasta los bueyes, las ovejas, y los asnos.

AHORA CONOZCAMOS CUALES SON LAS PALABRAS CLAVES PARA NUESTRA VICTORIA EN EL 2021:  Estas tres historias tienen dos detalles en común, para poder tener victoria en las situaciones difíciles que ellos enfrentaron : FE Y OBEDIENCIA. Ellos tuvieron que creer y confiar en la palabra de Dios sin dudar y también poner en práctica su palabra. 

REFLEXION:  Nosotros tambien al igual que Gedeon, Moises y Josue vamos a pasar por situaciones de crisis, de angustia: 

  • Al igual que Gedeon muchas veces el Señor reducirá nuestra capacidad humana, material, económica, para enseñarnos a depender totalmente de él. 
  • Al igual que Moisés el Señor nos llevará a situaciones que parecen callejones sin salida, donde parece que todo está perdido, para verdaderamente reconozcamos que el único que puede ayudarnos es nuestro DIos, 
  • Al igual que Josue el Señor nos pedirá que hagamos algo que nos parecerá que es una locura, para demostrarnos que Dios obra de maneras inesperadas y extraordinarias. 

Son situaciones en las cuales no pueden faltar en nuestra vida LA FE Y LA OBEDIENCIA, confiando en las promesas del Señor, confiando en su protección, en su provisión, en su poder y en su fidelidad, pero también necesitamos obrar, caminar, avanzar, hacer lo que nuestro Dios nos ha pedido, CUESTE LO QUE CUESTE.