¿PORQUE VOLVEMOS?

TEMA: ¿PORQUE VOLVEMOS? 

TEXTO: SALMO 73:10

{{
}}

En mi paìs El Salvador este domingo sera un dia muy especial ya que será la fecha de la reapertura de nuestros templos, por primera vez después de seis meses de permanecer cerrados los templos se volverán a abrir para recibir al pueblo del Señor. 

También gracias a Dios en otros países las iglesias están abriendo sus puertas de nuevo, y quizás muchas personas en la sociedad y aun posiblemente dentro de nuestra propia familia nos preguntan ¿Porque se quieren volver a congregar si aún hay pandemia? ¿para qué quieren abrir las iglesias si es mucho más cómodo y más seguro seguir de forma virtual? 

En el texto que hemos leído se nos dice: “Por eso Dios hará volver a su pueblo aquí..” y esa frase nos lleva a preguntarnos ¿porque volvemos? Si aún hay pandemia, si hay tantos protocolos que cumplir, si aún no pueden entrar todos al templo, si aun hay riesgo de contagiarse. 

Vamos a responder a esa pregunta por medio de la palabra de nuestro Dios: 

I) VOLVEMOS POR AGRADECIMIENTO AL SEÑOR (LUCAS 17:11-19) 

Este año verdaderamente hemos podido ver manifestada en nuestra vida la misericordia y el poder de nuestro Dios, el Señor nos ha cuidado, nos ha sanado, ha suplido nuestras necesidades, y nos ha consolado en nuestro dolor. 

Verdaderamente todos tenemos mucho que agradecerle al Señor por todo lo que ha hecho por nosotros y en nosotros en estos nueve meses del año, pero lastimosamente muchos cristianos no tienen una actitud de agradecimiento, son como los nueve leprosos, que recibieron su milagro, que experimentaron el poder y la misericordia del Señor en sus vidas, pero no quisieron regresar donde Jesùs para agradecerle.

Definitivamente que todos los que tienen un corazón agradecido anhelan volver, quieren decirle: Señor aca estoy de nuevo para darte las gracias por tus maravillas en mi vida. 

II) VOLVEMOS POR OBEDIENCIA (HEBREOS 10:25) 

Nadie puede negar que en este tiempo de pandemia la iglesia de Cristo ha demostrado tener un corazón obediente, en obediencia a las leyes y normas que han decretado las autoridades de los países las iglesias cerraron sus puertas por varios meses, los templos han permanecido cerrados.

La iglesia ha cumplido la palabra del Señor y hemos sido obedientes a las autoridades y gobiernos de nuestros países, (Tito 3:1) y no nos hemos congregado, hemos utilizado las plataformas virtuales para predicar el evangelio de nuestro Señor Jesucristo, los templos están cerrados pero la iglesia sigue en los negocios de nuestro Padre Celestial. 

Pero ahora en este tiempo de re apertura de la sociedad, en este tiempo de nueva normalidad en el cual los negocios están abiertos, los restaurantes están abiertos, los centros comerciales están abiertos, la iglesia no puede permanecer cerrada, ya llegó el momento de ser primeramente obedientes al Señor, las iglesias ya abrirán nuevamente sus puertas, ¿Que tenemos que hacer los cristianos? ¡NO DEJAR DE CONGREGARNOS! 

Si, es verdad, quedarse en casa y seguir los cultos en línea es más cómodo, es más seguro, ya nos acostumbramos, pero EN OBEDIENCIA al Señor, vamos a congregarnos en nuestras iglesias para adorar al Señor y para ser edificados por su palabra. 

III) VOLVEMOS COMO TESTIMONIO (MATEO 16:18) 

Posiblemente satanás al ver todas los templos cerrados y las iglesias vacías, llegó a pensar que la iglesia de Cristo estaba siendo derrotada, que el reino de las tinieblas podría prevalecer contra la iglesia del Señor. 

Pero ahora volvemos como testimonio para el mundo y para el mismo satanás, que a pesar de las crisis, de las dificultades, aunque estemos y caminemos en medio del valle de sombra de muerte, la iglesia está en victoria, la tinieblas no pueden prevalecer contra ella, ni nunca podrán apagar su luz. 

Hoy damos testimonio que aun en este tiempo de enfermedad y muerte LA IGLESIA DE CRISTO ESTÁ VIVA Y EN VICTORIA, para seguir siendo luz, para seguir llevando el mensaje de salvaciòn, y para seguir cumpliendo los propósitos del Señor en este mundo. 

IV) VOLVEMOS PORQUE NO HAY MEJOR LUGAR PARA UN HIJO QUE LA CASA DE SU PADRE (1 TIMOTEO 3:15) 

Este precioso versículo nos declara una verdad espiritual: La casa de Dios es la iglesia del Dios viviente. 

Desde el momento que los cristianos escuchamos la noticia de la re apertura de las iglesias nuestro corazón se llenó de alegría (Salmo 122:1)

Y ahora que podemos estar nuevamente congregados podemos decir con todo el corazòn: Mejor es un dia en tus atrios que mil fuera de ellos (Salmo 84:1) 
Anhelamos decir a nuestro Dios: ¡AQUÍ ESTAMOS NUEVAMENTE EN TU CASA PAPÀ!

Deja un comentario