ESTUDIO BIBLICO, LA NUEVA NORMALIDAD III PARTE: LO QUE NO HA CAMBIADO EN LA NUEVA NORMALIDAD

ESTUDIO BIBLICO, LA NUEVA NORMALIDAD III PARTE: LO QUE NO HA CAMBIADO EN LA NUEVA NORMALIDAD

TEXTO: ECLESIASTES 1:9

{{
}}

DESCARGA EN PDF: ESTUDIO BIBLICO LA NUEVA NORMALIDAD III PARTE

Verdaderamente en esta nueva normalidad muchas cosas han cambiado y están cambiando, en la forma de relacionarnos con las personas, en la forma de trabajar, en la manera como nos reunimos como iglesia, etc.

 

Pero tal como nos lo dice el texto que hemos leído, hay cosas QUE NO VAN A CAMBAR pesar de las circunstancias cambiantes en el mundo.

 

Este día vamos a reflexionar por medio de la palabra de Dios en aquellas cosas que aun en esta nueva normalidad no han cambiado ni van a cambiar, veamos cuales son:

 

I) NUESTRO DIOS (MALAQUIAS 3:6)

 

En esta nueva normalidad todo ha cambiado y puede llegar a cambiar, pero si de algo podemos estar seguros es que nuestro Dios no cambia, pase lo que pase en el mundo, el permanece.

 

Aunque todo pueda ser diferente, y aunque las cosas tengan que llegar a cambiar aún más, nuestro Dios no cambia ni en lo más mínimo (Santiago 1:17)

 

  • Sus promesas no cambian, él es fiel (2 Timoteo 2:13)

 

  • Su poder no cambia, para el todo es posible (Hebreos 13:8)

 

  • Su amor no cambia, él está siempre dispuesto a perdonar y salvar al pecador. (Jeremías 31:3)

 

  • Su misericordia y su gracia no cambian, él siempre está dispuesto a darnos una nueva oportunidad cuando le fallamos (Lamentaciones 3:22-23)

 

II) LAS MAQUINACIONES DEL ENEMIGO (2 CORINTIOS 2:11)

 

En esta nueva normalidad el enemigo siempre sigue igual con sus TRES PROPOSITOS DIABOLICOS: Hurtar, Matar y Destruir. Y lo hace por medio de sus maquinaciones en contra de los hijos de Dios.

 

Tenemos que reconocer que salir de la cuarentena a la nueva normalidad significa volver a enfrentar las oportunidades de pecado, significa volver a enfrentar las tentaciones del enemigo, volver a ser atacados por las palabras que el enemigo pone en nuestra mente: “Nadie se dará cuenta”, “Solo una vez más”, “Te lo mereces porque te has portado bien estos días” y otras muchas mentiras con las cuales el enemigo trata de hacernos caer.

 

De cada uno de nosotros depende que esta nueva normalidad se convierta en UNA NUEVA OPORTUNIDAD PARA PECAR o en una NUEVA OPORTUNIDAD PARA HACER LAS COSAS BIEN PARA DIOS.

 

Es por eso que tenemos que procurar cada día:

 

  • No darle lugar al diablo (Efesios 4:27)

 

  • Fortalecer nuestra relación con Dios (Mateo 26:41)

 

  • Obedecer la palabra de Dios y procurar hacer su voluntad (Santiago 4:7)

 

  • No alejarnos de los caminos de Dios (1 Pedro 5:8)

 

Las maquinaciones del enemigo no han cambiado, pero la victoria de nuestro Señor Jesucristo sigue estando siempre disponible para que podamos vencerlas en su fuerza.

 

III) EL LLAMADO DE JESÙS PARA QUE LO SIGAMOS (LUCAS 9:23)

 

Esta nueva normalidad tenemos que verla a nivel espiritual como un nuevo comienzo en nuestra vida cristiana, como una nueva oportunidad de Dios para volver a sus caminos, para dejar de vivir para el mundo y comenzar a vivir para el Señor.

 

Pero es una decisión personal, cada uno sabe a cuál de los dos grupos que menciona el Señor en este versículo pertenecemos en este momento: Decía a todos, si alguno quiere venir en pos de mí…

 

¿Somos del grupo de los TODOS o de los ALGUNOS? Todos oyen el llamado, pero solo algunos verdaderamente aceptan el llamado de seguir a Jesús negándose a sí mismos y tomando la cruz.

 

Quizás tu eres un SOBREVIVIENTE DEL COVID19, ¿Qué harás con la nueva oportunidad de vida que el Señor te ha dado? ¿Vas a seguir siendo de los todos que oyen el llamado pero que quieren seguir viviendo la vida haciendo su propia voluntad?

 

Quizás tú eres ALGUIEN QUE POR LA MISERICORDIA DE DIOS HASTA HOY NO SE HA ENFERMADO EN ESTA PANDEMIA, ¿No crees que vale la pena en agradecimiento al Señor por su protección y cuidado para tu vida, aceptar su llamado y tomar su cruz y seguirlo?

 

En esta nueva normalidad NO NOS DISTANCIEMOS DE DIOS, sigámoslo cada día más cerca, porque separados de él, nada podemos hacer.

Deja un comentario