ESTUDIO BÍBLICO, ¿QUE NECESITA LA IGLESIA HOY? III PARTE: UNA NUEVA VISIÓN 

ESTUDIO BÍBLICO, ¿QUE NECESITA LA IGLESIA HOY? III PARTE: UNA NUEVA VISIÓN 

 

{{
}}

TEXTO: HECHOS 2:43-47

DESCARGA EN PDF: ESTUDIO BIBLICO, ¿QUE NECESITA LA IGLESIA HOY (2)

Este día continuamos con el tema ¿Que necesita la iglesia hoy? Y como lo mencionamos en los estudios anteriores no nos referimos solamente a la iglesia como institución sino a cada uno de nosotros que formamos la iglesia, que formamos el cuerpo de Cristo en este mundo. 

 

Definitivamente esta pandemia tiene que traer cambios a nuestra vida, y uno de ellos es tener una nueva visión de la vida, una visión diferente, y quizás no sea en sí una “Nueva Visión”  sino tal vez recuperar la visión que habíamos perdido. 

 

¿Qué visión necesitamos recuperar? La visión de los primeros apóstoles, la visión de lo que hoy llamamos la iglesia primitiva, pues muchos de nosotros como cristianos somos parte del Reino de los cielos pero nuestra visión ha sido terrenal, enfocada en lo material, apegada a los bienes materiales. 

 

Como era la visión de la iglesia primitiva que hoy nosotros como iglesia moderna necesitamos : 

 

I) UNA VISIÓN DE FE (VS 43) 

 

La iglesia primitiva y la iglesia moderna tenemos algo en común: El poder de Dios, el Señor nos ha dado poder por medio del Espíritu Santo, entonces cuál es la diferencia, que muchos de nosotros caminamos por vista y no por fe, la diferencia está en la fe. 

 

¿Porque parece que esas maravillas de Dios, estos milagros, ya no están disponibles para la iglesia hoy? ¿Porque Dios ya no tiene poder? ¡NO! porque no tenemos una visión de fe, los problemas, las crisis, las dificultades, las enfermedades, las enfrentamos en nuestra fuerza, en nuestra capacidad, con nuestras limitaciones, muchas veces oramos, pero sin fe, y tenemos que saber que hoy como hace dos mil años, el poder de Dios sigue siendo el mismo, SOLAMENTE TENEMOS QUE CREER. 

 

Esta pandemia nos ha demostrado que nuestros recursos materiales son limitados ante las crisis de la vida, pero hay un recurso que es ilimitado: El poder de Dios, y ese poder está disponible para todos aquellos que tienen una llave, esa llave es LA FE. (Marcos 9:23) 

 

II) UNA VISIÓN DE AMOR (HECHOS 2:44)

 

Como lo vemos en el texto la iglesia primitiva tenía algo que a nosotros como iglesia hoy en día nos falta: AMOR.

 

Seguramente al leer esto nos pudiera molestar, pues si de algo se habla en las iglesias cristianas es del amor de Dios, ¡y ese es el problema! Ya  es tiempo que dejemos de hablar del amor de Dios y comencemos a vivirlo, a convertirlo en acción (1 Juan 3:18) 

 

La visión de la iglesia primitiva no estaba basada en “mi necesidad” es decir, que necesita yo, sino “la necesidad de mi prójimo” que tengo yo que puede ser de bendición para otro. 

 

Tenemos que comprender que la visión de Dios para nuestra vida no es solamente BENDECIRNOS, sino que SEAMOS BENDICIÓN (Génesis 12:2)  

 

III) UNA VISIÓN DE HUMILDAD (HECHOS 2:46-47) 

 

Verdaderamente que esta pandemia está haciendo que nos REINVENTEMOS, es decir que estemos abiertos a los cambios, que aprendamos nuevas habilidades, pero definitivamente que el primer lugar donde tenemos que hacer cambios y aprender nuevas habilidades es en nuestro corazón, muchos cristianos tenemos que reinventarnos, tenemos que aprender A SER HUMILDES. 

 

Tenemos que aprender esa habilidad maravillosa que tenían los cristianos de la iglesia primitiva de compartir con nuestros hermanos con alegría y sencillez de corazón, ¿podríamos hacer eso hoy nosotros? 

 

Lastimosamente muchos cristianos hemos sido soberbios, tenemos enemigos hasta en nuestras iglesias, hay personas a las que no soportamos ver en él templo, con las cuales no queremos ni sentarnos, con las cuales no estamos dispuestos a servir juntos, hemos sido soberbios viendo de menos a nuestros hermanos. 
Y si vemos el vs 47 nos dice que el Señor añadia cada dia a la iglesia nuevas personas que se conviertian a Jesús, y no solamente por la predicación de los apóstoles, sino porque la alegría y sencillez de corazón de los discípulos reflejaban al Señor en sus vidas, y en la iglesia de hoy tenemos que comprender que nuestra vida evangeliza más que nuestras palabras.

Deja un comentario