ESTUDIO BÍBLICO, ¿PORQUE SE TARDA DIOS EN RESPONDER NUESTRAS ORACIONES? 

ESTUDIO BIBLICO, ¿PORQUE SE TARDA DIOS EN RESPONDER NUESTRAS ORACIONES?

TEXTO: SALMO 13:1

{{
}}

DESCARGA EN PDF: ESTUDIO BIBLICO, ¿PORQUE SE TARDA DIOS EN RESPONDER NUESTRAS ORACIONES

No hay duda que todos quisiéramos que nuestro Dios respondiera inmediatamente nuestras oraciones, que no tuviéramos que esperar como normalmente es nuestro mundo terrenal, pero el Reino de los Cielos NO FUNCIONA DE ESA MANERA.

En la palabra de Dios podemos ver normalmente los seres humanos podemos sentirnos impacientes y hasta desesperados, por lo que consideramos una “Tardanza de Dios”.

¿Cual es nuestra lógica humana terrena que nos hace sentirnos tan impacientes y ansiosos? Si Dios es todopoderoso si para él no hay nada imposible, si él tiene poder para cambiar mis circunstancias en este mismo momento ¿Porque no lo hace?

Y esta pregunta seguramente es la que la mayoría de personas se están haciendo en todo el mundo en este tiempo de pandemia, en la cual los cristianos no hemos cesado de orar y de clamar, estamos confiando en su poder, en sus promesas, pero la respuesta de Dios aparentemente no llega, entonces. ¿Porque tarda Dios en responder?

PRIMERAMENTE: Tenemos que comprender que nuestro Dios no está regido o limitado por nuestro tiempo, dicho de otra manera, Dios no obra presionado por nuestro reloj o nuestro calendario, él es eterno, como nos lo declara su palabra (2 Pedro 3:8) Mas, oh amados, no ignoréis esto: que para con el Señor un día es como mil años, y mil años como un día. Eso nos debe hacer entender que nosotros no podemos regir a Dios, él no está bajo nuestro dominio, nos está recordando que él es Dios, y nosotros debemos aceptar su voluntad y someternos a ella, no él a la nuestra.

SEGUNDO: Tenemos que saber que nuestro Dios nunca esta retrasado, nunca llega tarde, nuestro Dios no obra ni antes ni después, él obra en “SU DEBIDO TIEMPO” en ese momento llamado también el “Kairos” de Dios, es decir él momento en él cual Dios interviene de una manera sobrenatural y extraordinaria dentro de nuestro tiempo, el momento oportuno en los planes perfectos de DIos para la vida de una persona o para toda la humanidad (Juan 12:23) “Jesús les respondió diciendo: Ha llegado la hora para que el Hijo del Hombre sea glorificado” Esa “HORA” no se refiere a una hora especifica de la mañana o de la tarde de un dia, sino al Kairos de Dios, al momento oportuno en el cual el proposito de salvación por medio del sacrificio de Cristo se manifestaria en nuestro tiempo humano, en nuestra historia.

TERCERO: Es necesario reconocer que lo que para nosotros es “Tardanza” para Dios es misericordia (2 Pedro 3:9) El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento. Aunque este versículo en su contexto se refiere directamente al arrebatamiento y a la segunda venida de Cristo, pero nos enseña una verdad espiritual : Dios está dando tiempo para que los pecadores se arrepientan. Es una realidad que por nuestra salud, por nuestra conveniencia, por nuestra comodidad, por nuestra economía etc todos quisiéramos que esta pandemia terminara ahora mismo, pero tenemos que comprender que esta pandemia está haciendo que cientos de miles o millones de personas vuelvan su corazón al Señor y reciban su salvación, esta es la gran oportunidad para que millones de personas se salven.

CUARTO: Tenemos que comprender también que los tiempos de prueba y aflicción son tiempos de enseñanza y aprendizaje para nuestra vida, de crecimiento espiritual, (Romanos 5:3) “Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce paciencia” las tribulaciones producen paciencia, y ¿con qué tiene que ver la paciencia? ¡Con aprender a esperar! Es decir que no es que Dios se tarde sino que nos está enseñando a esperar y a confiar (Salmo 27:13) “Hubiera yo desmayado, si no creyese que veré la bondad de Jehová En la tierra de los vivientes” La paciencia significa esperar sin desmayar confiando que veremos la bondad de Dios y sus maravillas, aunque quizás ahora lo que ven nuestros ojos es enfermedad, y muerte.

PARA FINALIZAR: Podemos estar seguros que Dios no se estar tardando en responder, sino que hoy tenemos la oportunidad maravillosa de contemplar cómo Dios obra su voluntad, sus planes y sus propósitos en el mundo, y como lo dice una preciosa alabanza “…Aunque no pueda ver estas obrando, siempre estás obrando….”

Deja un comentario