CUATRO CONSEJOS DE FIN DE AÑO PARA LA FAMILIA

TEMA: CUATRO CONSEJOS DE FIN DE AÑO PARA LA FAMILIA

 

TEXTO: 1 TESALONICENSES 5:14

DESCARGA EN PDF: CUATRO CONSEJOS DE FIN DE AÑO PARA LA FAMILIA

INTRODUCCION

 

Hemos llegado prácticamente al final del año y es un buen momento para meditar en aquellas áreas en nuestra familia en las cuales podemos mejorar y en el texto que hemos leído para comenzar encontramos cuatro consejos muy importantes para nuestra familia. 

 

Normalmente los consejos de fin de años siempre van enfocados en las finanzas, en no endeudarse, en no comprar lo que no necesitamos, etc, y claro que son consejos muy importantes, pero en este versículo encontramos algunos consejos que se enfocan en áreas de nuestra familia que muchas veces descuidamos, es decir que no les ponemos tanta atención y posiblemente esas áreas sean las que satanás está usando para afectar nuestra familia. 

 

Veamos cuales son esos consejos de fin de año para nuestra familia:

 

I) PRIMER CONSEJO: NO PERMITAMOS LA OCIOSIDAD EN NUESTRO HOGAR (VS 14a) 

 

OCIOSO: Que no trabaja, desocupado o exento de obligaciones.

 

No debemos confundir los tiempos o momentos de ocio, es decir de descanso, de esparcimiento, con vivir ociosamente, es decir nunca trabajar, ni estudiar, ni colaborar en casa, ni hacer nada. 

 

Una persona ociosa es alguien que tiene toda la capacidad para trabajar, para ayudar, para estudiar, o para hacer o aprender algo de provecho pero que NO QUIERE hacerlo. 

 

Tenemos que comprender que los ancianos, abuelos, etc no son personas ociosas, ellos ya trabajaron, y muchos de ellos aún hacen mucho más que muchos jóvenes ociosos.

 

En el texto se nos dice que la ociosidad debe ser reprendida, es decir que no es algo que deba ser aceptada, ni promovida, sino al contrario, pues la palabra de Dios nos muestra que la ociosidad es algo que no agrada a Dios: 

La ociosidad era uno de los pecados que llevaron a la destrucción de Sodoma (Ezequiel 16:49) 

 

La ociosidad es una de los caminos seguros a una vida de escasez y pobreza (Proverbios 28:19) 

 

La vida que agrada a Dios no es una vida ociosa, sin hacer nada, siendo carga para otros, pue la palabra de Dios nos dice que nuestro deber es trabajar y esforzarnos (2 Tesalonicenses 3:6-12) 

 

II) SEGUNDO CONSEJO: MOTIVEMOS A LOS QUE ESTÁN DESANIMADOS (1 TESALONICENSES 5:14b) 

 

Lastimosamente muchas personas en sus familias hacen exactamente lo contrario, pues con sus palabra en lugar de alentar a los que tienen poco ánimo lo que hacen es terminar de desanimarlos. 

 

Posiblemente alguien de nuestra familia está terminando él año con mucho desánimo en su corazón, y no podemos ser indiferentes al desánimo en el corazón de nuestros hijos o de nuestro cónyuge, pues como lo dice una frase muy conocida “El desánimo es más contagioso que la gripe”

 

Es por eso que tenemos que  tomarnos el tiempo de alentar a los de poco ánimo, ¿pero cómo lo hacemos? Acercándonos a ellos para acercarlos a Jesús, el único que puede poner ánimo en nuestra vida es nuestro Dios (Isaías 40:29) 

 

Pero satanás es tan astuto que lo primero que hace cuando una personas está desanimada es alejarla de Dios ¿cuántas veces hemos escuchado decir a un cristiano que no está llegando a la iglesia porque está desanimado? ¡MUCHAS! Eso es exactamente lo que satanás quiere que hagamos. 

 

III) TERCER CONSEJO: SOSTENGAMOS A LOS DÉBILES (1 TESALONICENSES 5:14c) 

 

La palabra en el original de sostener significa: agarrar fuertemente, es decir que como padres debemos hacer todo lo posible para que nuestros hijos no caigan.

 

Que no caigan en cualquier cosa que puede dañar sus vidas: vicios, malas amistades, noviazgos tóxicos, fornicación, pornografía, etc.

 

Nuestros hijos ya sea por la curiosidad ,por inexperiencia o por lo atrayente del mundo y del pecado que pueden ser presas fáciles, pero para eso estamos nosotros sus padres para sostenerlos, para agarrarlos fuertemente no en nuestra fuerza sino en la de Dios!!

 

Pero también sostener a los débiles significa no dejar perder a aquellas personas que están luchando por salir de un vicio o de una adicción, no simplemente conformarnos con decir “Ya anda otra vez borracho…” nosotros como familia tenemos que ayudar a que los miembros se sientan fortalecidos en sus debilidades, que sientan en nosotros un apoyo no un rechazo, no un menosprecio. (1 Corintios 12:26) 

 

IV) CUARTO CONSEJO: SEAMOS PACIENTES CON TODOS (1 TESALONICENSES 5:14) 

 

En él caso de nosotros como padres sabemos que nuestros hijos no son iguales, todos son diferentes, todos tienen distinto carácter, diferente forma de ser, algunos son sumisos, otros son rebeldes, aventureros, independientes, y el Señor nos manda a ser ser pacientes pero no solo con los que se portan bien, o no nos dan muchos problemas, sino con todos, aun con los más rebeldes.

 

También tenemos que ser pacientes con nuestros padres cuando son ancianos (Proverbios 4:3) 

 

Dios nos dice  a cada uno de nosotros: Recuerda la paciencia que yo te he tenido a ti (2 Pedro 3:9)

Anuncios

Deja un comentario