SERMÓN DE FAMILIAS: CARTA DE UN HIJO A SUS PADRES

TEMA: CARTA DE UN HIJO A SUS PADRES

TEXTO: 2 CORINTIOS 7:8-9

Esas palabras que el apóstol Pablo escribe a la iglesia en Corinto con respecto a la carta de exhortación que les envió bien podrían ser las palabras de nuestros hijos a cada uno de nosotros como padres si nos escribieran una carta expresándonos lo que sienten, lo que piensan sobre nuestra manera de comportarnos con ellos.

Posiblemente como lo dicen los versículos que hemos leído nos sentiríamos entristecidos, pero sería una bendición que esa tristeza nos llevara a un cambio en nuestras actitudes para con ellos.

¿Qué diría esa carta si nuestros hijos nos la escribieran a nosotros como padres?

Reflexionemos sobre las cosas que posiblemente diría esa carta de nuestros hijos para nosotros:

  1. PAPÁ Y MAMÁ YO LOS AMO Y ME DUELE QUE ME HAGAN SENTIR COMO UN ERROR EN SUS VIDAS (SALMO 127:3)

 

  • Es triste que muchas veces como padres descargamos las frustraciones que tenemos en nuestra vida sobre nuestros hijos e hijas, haciéndoles sentir que ellos son los culpables que lo mal que esta nuestra vida.

 

  • Es doloroso para un hijo sentirse menospreciado por sus propios padres, es doloroso para nuestros hijos ser siempre comparado con sus hermanos y que en casa hay preferencias (Genesis 25:27-28)

 

  • Tenemos que saber que la vida de nuestros hijos tiene un propósito de parte de Dios, no son errores, no son problemas, no son desgracias, son una bendición de Dios (Salmo 139:16)

 

  • Nuestros hijos son de tanto valor para Dios que si nosotros los llegáramos a dejar o abandonar él ha prometido hacerse cargo de sus vidas (Salmo 27:10)

 

  • En gran medida lo que son nuestros hijos es el reflejo de nuestras actitudes hacia ellos (Proverbios 27:19)

 

  1. PAPÁ Y MAMÁ NO CONFUNDAS PASAR EL TIEMPO CONMIGO QUE DEDICARME TIEMPO (SALMO 133:1)

 

  • Tenemos que comprender que estar tiempo con una persona no es lo mismo que dedicarle tiempo a esa persona, pues muchas veces pasamos juntos, pero sin ninguna relación, no platicamos, no nos comunicamos.

 

  • Muchas veces estamos juntos con nuestros hijos, pero cada uno está en su propio mundo, viendo la TV o usando su teléfono celular.

 

  • Tenemos que desconectarnos de lo demás y conectarnos con nuestros hijos.
  • PAPÁ Y MAMÁ ME DUELE VER SUS PLEITOS Y ME ENCANTA VERLOS FELICES (1 TIMOTEO 3:4)

 

  • Tenemos que comprender que gobernar bien nuestra casa y tener a nuestros hijos en sujeción no significa ser tiranos, ser personas que en lugar de respeto infundimos miedo o terror.

 

  • Dios nos ha llamado a ser padres no a ser tiranos, nos ha puesto para gobernar nuestros hogares no para destruir las vidas de las personas.

 

  • TIRANO: Se refiere a la persona que abusa de su poder o fuerza

 

  • El estar expuesto a la violencia en el hogar, enseña a los niños, que la violencia es una forma normal de vida y aumenta su riesgo de formar parte de la relación violenta de los adultos, ya sea como abusadores o como víctimas. Los niños a menudo creen que ellos de alguna manera son la causa de la violencia en el hogar.

 

  • El legado de la violencia en el hogar se transmite cuando los niños crecen viendo a la violencia como parte normal de la vida. En los niños que presencian actos de violencia doméstica es común que tengan relaciones violentas cuando sean adultos, ya sea como abusadores o víctimas.

 

  • no hay nada mejor para el corazón de un hijo o hija que un hogar donde hay amor (proverbios 15:17)

 

  • El amor es lo único que puede echar fuera el temor en el corazón de nuestros hijos (1 Juan 4:18)

 

  1. PAPÁ Y MAMÁ NO CONFUNDAS DAR AMOR CON DARME COSAS (MATEO 16:26)

 

  • Muchos padres tenemos la idea equivocada que nuestras faltas de atención para nuestros hijos lo vamos a compensar dándoles cosas o dándoles libertad, pero no es así.

 

  • Tenemos que comprender que solo el amor puede cubrir las equivocaciones que hemos cometido con nuestros hijos, no son las cosas o una vida de libertinaje lo que hará que nuestros hijos perdonen nuestros errores (1 Pedro 4:8)

 

  • No nos equivoquemos, la corrección de nuestros hijos no viene por medio de aparatos tecnológicos de última generación, no viene por la ropa de moda, o por el dinero que le demos, la corrección viene por medio de tres palabras (Proverbios 16:6) MISERICORDIA, VERDAD Y TEMOR DE JEHOVA.