ESTUDIO BÍBLICO, LA PANDEMIA DESDE UN ENFOQUE BÍBLICO II PARTE: LA PANDEMIA COMO UN PROCESO DE DIOS.

ESTUDIO BÍBLICO, LA PANDEMIA DESDE UN ENFOQUE BÍBLICO II PARTE: LA PANDEMIA COMO UN PROCESO DE DIOS.

 

{{
}}

TEXTO: SALMO 66:10-12

DESCARGA EN PDF: ESTUDIO BÍBLICO, LA PANDEMIA DESDE UN ENFOQUE BÍBLICO II PARTE_ LA PANDEMIA COMO UN PROCESO DE DIOS

Este día continuamos analizando la pandemia que estamos viviendo en el mundo desde un enfoque diferente, es decir viendo la pandemia desde una óptica espiritual, desde un enfoque bíblico, es decir con una visión desde el Reino de DIos. 

 

En el estudio anterior vimos la pandemia como un llamado de Dios, y hoy vamos a analizarla por medio de la Biblia como un PROCESO DE DIOS.

 

Como lo hemos dicho en mensajes anteriores nuestro DIos siempre obra con propósitos, pero para llevar a cabo sus propósitos utiliza procesos.

 

Un propósito es un objetivo que se quiere lograr, y un proceso es el tiempo que se necesita para lograrlo, es decir que al hablar de procesos nos referimos a un tiempo determinado y a las transformaciones que ocurren en ese tiempo, ya que este proceso llamado pandemia la transformación de nuestra vida es uno de los principales propósitos de Dios. 

 

Veamos por medio de la palabra de Dios de qué manera podemos ver esta pandemia como un proceso de Dios en nuestra vida. 

 

I) ES UN PROCESO PARA HACERNOS ENTENDER CUÁL ES EL CAMINO QUE DEBEMOS SEGUIR (SALMO 32:8-9) 

 

Sin lugar a dudas muchas personas que han estado gravemente enfermas a causa del Covid19 han tenido la oportunidad para reconocer que es lo que Dios quiere de ellas, han tenido la oportunidad de hacer tratos y compromisos con Dios.

 

Esas camas de hospital han servido para que muchos cristianos puedan recordar las promesas hechas a Dios , los llamados que no hemos atendido, los ministerios y privilegios que hemos dejado tirados por seguir otros caminos. 

 

Seguramente estas camas de hospital han sido testigos de cómo muchos cristianos se han reconciliado con Dios, de cómo muchos hombres y mujeres cristianas han reconocido que esa enfermedad ha sido el freno y el cabestro que Dios utilizó para hacerles entender cuál es el camino que deben seguir, Y GLORIA A DIOS POR ELLO. 

 

II) ES UN PROCESO DE HUMANIZACIÓN DE LA SOCIEDAD (SALMOS 9:19-20)

 

Verdaderamente que esta pandemia y sus efectos ha permitido que los hombres y mujeres considerados “poderosos” en los distintos ámbitos de la sociedad, en la política, en la economía, en las empresas, en la ciencia, etc puedan reconocer que son solamente seres humanos necesitados de Dios y de su poder. 

 

Esta pandemia ha humanizado a los líderes y gobernantes y a todos aquellos que muchas veces por su posición social, económica o política se creen o se sienten intocables, y muchas veces hasta nosotros mismos hemos llegado a pensar que esas personas están ajenas o exentas de los problemas y aflicciones que nosotros enfrentamos, así como lo expresa el salmista en el salmo 73 (Salmo 73:2-6) 

 

Pero esta pandemia nos ha permitido darnos cuenta que para nuestro Dios no hay personas inaccesibles ni tampoco intocables, que en este mundo no hay semidioses, él único Dios verdadero es él , el único omnipotente, soberano, Rey de reyes es nuestro Dios, todos los demás son hombres y por eso nuestra esperanza no debe estar puesta en ellos sino en Dios. 

 

Con mucho dolor y respeto también podemos ver como esta pandemia ha humanizado y sensibilizado a los médicos y enfermeras, al ponerlos en la posición de pacientes, necesitados de una buena atención, necesitados de un buen trato, necesitados de una pronta atención, les ha permitido ver la vida desde lo optica de paciente, y eso humaniza mucho, cuando nos ponemos en los zapatos del otro y muchos de ellos han podido creer en un Dios sanador que hace milagros, y quizás el refrán que usó nuestro Señor Jesucristo aplica muy bien en este tiempo de pandemia, en el cual hasta los médicos más escépticos han tenido que reconocer que necesitan de Dios (Lucas 4:23) 

 

III) ES UN PROCESO PARA RECONOCER Y COMPRENDER LA SOBERANÍA DE DIOS (1 TIMOTEO 6:13-16) 

 

Comprendemos primeramente que significa la palabra SOBERANÍA: es la calidad de soberano, es el derecho, la cualidad o el poder que tiene el soberano, siendo este la excelencia, la máxima autoridad o la alteza suprema y absoluta que tiene autoridad sobre todo lo demás, es el que está por encima del resto.

 

Como podemos ver que el único que puede cumplir con todas estas características es nuestro Dios, y es  por eso que el apóstol Pablo dijo que nuestro Dios era el SOLO SOBERANO, no hay nadie más. 

  • Dios nos ha demostrado que es soberano sobre nuestros planes, proyectos y decisiones (Santiago 4:13-15) Cuántas personas hacen o hacemos planes y proyectos de vida solamente considerando factores como el dinero, el tiempo, la edad, la oportunidad, etc pero dejamos un factor determinante en nuestra vida: DIOS.

 

  • Esta pandemia nos ha demostrado que todos nuestros proyectos, planes y decisiones pueden ser cambiados por el Señor de la noche a la mañana, es por eso que como lo dice el vs 15 para todo debemos decir: Si el Señor quiere haremos esto o aquello. 

 

  • Dios nos ha demostrado que es soberano en sus decisiones y acciones (Eclesiastés 8:4) Dios decidió y permitió que en este año 2020 una pandemia afectara al mundo, él no necesita autorización, ni opiniones ni permisos, y sus decisiones no pueden ser confrontadas ni por el gobernante más poderoso, ni por el hombre más millonario, ni por el empresario más grande.

 

  • Dios nos está demostrando que él es quien tiene la autoridad sobre el mundo que él creó, y que así como él permitió que esta pandemia comenzara así también él la terminara (Apocalipsis 1:8) 

 

  • Nosotros como cristianos, como hijos de Dios tenemos que aprender a confiar y a esperar en él (Lamentaciones 3:26) 

 

CONCLUSIÓN: Ya pudimos ver la pandemia desde un enfoque Bíblico como un llamado de Dios y como un proceso de Dios, y podemos entender que uno de los principales propósitos de este proceso es que el mundo pueda comprender por medio de estos tiempos de enfermedad y muerte, que la vida está únicamente en Cristo Jesús (Juan 11:25) 

 

Deja un comentario