OIGAMOS LO QUE DIOS TIENE QUE DECIRNOS

TEMA: LO QUE DIOS TIENE QUE DECIRNOS

 

{{
}}

TEXTO: HABACUC 2:20

DESCARGA EN PDF: LO QUE DIOS TIENE QUE DECIRNOS

En estos días de pandemia y de cuarentena se ha vuelto muy común que las personas quieran saber lo que dicen los expertos epidemiológicos, lo que dice la ciencia médica, lo que dicen los gobernantes, lo que dicen los líderes religiosos, etc. 

 

Pero lastimosamente al escucharlos en lugar de esperanza nuestro corazón se llena más de preocupación, de ansiedad, pues nos dicen que aún falta mucho para salir de la crisis, que quizás aún falta lo peor, que quizás se necesite mucho tiempo para volver a llevar una vida más o menos normal, etc. 

 

Y seguramente desde el punto de vista médico, desde él punto de vista científico y desde él punto de vista estadístico tienen mucha razón en lo que dicen, pero este dia vamos a callar esas voces en nuestra vida y vamos a poner atención para escuchar lo que Dios tiene que decirnos en este tiempo de dificultad. 

 

El versículo que hemos leído nos dice: Calle delante de él toda la tierra, entonces respondamos ¿Qué es lo que Dios tiene que decirnos? Respondemos esa pregunta por medio de la palabra de Dios. 

 

I) NO PONGAS TU CONFIANZA EN LOS HOMBRES (SALMO 146:3-4) 

 

Esta pandemia nos ha demostrado que en el mundo no hay personas intocables, pues este virus ha contagiado a todo tipo de personas, a ricos y pobres, y  también a los grandes líderes mundiales. 

 

Podemos ver como personas eminentes en la ciencia médica, reconocidos científicos, grandes empresarios, políticos poderosos, ya no saben que hacer ante esta situación, se sienten superados ante lo difícil de esta prueba.

 

Nadie da una respuesta que verdaderamente nos llene de confianza y de esperanza, humanamente hablando no hay alguien en quien verdaderamente podamos confiar. 

 

Por eso el Señor nos dice no pongas tu confianza en los hombres, CONFÍA EN MÍ, no hay nada que sea difícil para nuestro Dios (Jeremías 32:27) 

 

No solamente no hay nada que sea difícil para nuestro Dios, sino que tampoco hay nada que sea imposible para él, lo que es imposible para los médicos, para los científicos, para los líderes mundiales, ES POSIBLE PARA DIOS (LUCAS 18:27) 

 

II) NO PONGAS TU CONFIANZA EN LAS RIQUEZAS (PROVERBIOS 18:11) 

 

Muchas personas en este tiempo de pandemia pueden creer que por causa de su dinero están más protegidos, y que tienen mayores posibilidades de no ser contagiado, y si fueran contagiados piensan que por su dinero pueden pagar los mejores médicos, comprar las mejores medicinas, etc.

 

Pero si vemos el versículo nos dice que las riquezas son para los ricos como un muro alto, que los hace sentir protegidos, que los hace sentir confiados, pero lastimosamente la realidad es que son un muro alto en su imaginación. 

 

La realidad nos está demostrando que el dinero no es una garantía para salir victorioso de esta pandemia, con dinero puedes comprar una vacuna, pero no existe, con dinero puedes tomar un vuelo a otro país con menos contagios, pero no hay vuelos, con dinero puedes pagar un cuarto en un hospital, pero en muchos países todos están llenos.

 

Y él mayor temor para los que confían en las riquezas es que hay una crisis económica, que el dinero se devalúa, que de la noche ese dinero en las cuentas de banco ya no  tenga el mismo valor y poder adquisitivo. 

 

Es por eso que nosotros debemos poner nuestra confianza y nuestra esperanza en Dios, su poder no se devalúa, ni disminuye, el es la fortaleza de los siglos (Isaías 26:4) 

 

La salvación de nuestro Dios es verdaderamente una muralla de protección para nuestra vida (Isaías 26:1) 

 

III) NO TE ANGUSTIES, CONFÍA EN MI (SALMO 22:11) 

 

Hay varias palabras que se han hecho muy comunes en estos tiempos de pandemia, pues leemos que los hospitales están COLAPSADOS, que los sistemas de salud están SUPERADOS en su capacidad, que el virus AVANZA imparable, que cada día hay mas MUERTES, y eso poco a poco, como un martillo en una pared, nos va minando, nos va llenando de temor y de angustia y sentimos como lo dice el versículo, humanamente “no hay quien ayude”

 

Es por eso que hoy las palabras de nuestro Dios deben ser más reales en nuestra vida, nos deben de llenar de confianza y de esperanza, nos deben ayudar a no desmayar, (Isaías 41:10)
El Reino de los cielos nunca está colapsado, no hay nada que pueda superar el poder y la capacidad de nuestro Dios. CONFIEMOS ÉL ESTÁ CON NOSOTROS!

Deja un comentario