AUNQUE PAREZCA IMPOSIBLE, ¡VUELVE A SOÑAR!

TEMA: AUNQUE PAREZCA IMPOSIBLE, ¡VUELVE A SOÑAR!

 

TEXTO: EXODO 3:1-10

 

Los textos que hemos leído corresponden al momento en el cual el Señor llamó a Moisés el pastor de ovejas, para convertirlo en Moisés el libertador de israel.

 

Valdría la pena preguntarnos ¿por qué el Señor había escogido para liberar a su pueblo a un pastor de ovejas que ni siquiera pastoreaba sus propias ovejas sino que las de su suegro? Es decir un hombre de 80 años que ni siquiera tenía un rebaño propio.

 

A cualquiera le parecería que ese hombre que en ese momento tenía 80 años y ni siquiera tenía un rebaño propio era un completo fracasado, que no había hecho nada con su vida, a cualquiera PERO NO A NUESTRO DIOS ¿Porque Dios lo llamó para darle un encargo tan grande??

 

Posiblemente habrá muchos que no saben que 40 años antes de ese encuentro con Dios, Moisés tenía un sueño, y ese sueño era ser el libertador de su pueblo, él quería que su pueblo comprendiera que Dios lo usaría a él para darles libertad de la opresión de Egipto, pero lastimosamente no fue así (Hechos 7:20-30)

 

Moisés tenía el sueño de ser un libertador para sus hermanos Israelitas en Egipto, pero en lugar de ser apoyado por ellos, en lugar de ser aceptado, Moisés fue rechazado (vs 27) y ese rechazo rompió sus sueños, quebró sus ilusiones, y lo hizo vivir como extranjero en la tierra de madián (vs 29) que es la tierra de los desterrados.

 

Tenemos que saber que ese rechazo cambió totalmente la vida de ese hombre preparado, de ese hombre fuerte y valiente

 

Moisés ya no era un príncipe de Egipto sino un simple pastor de ovejas (Éxodo 3:1)

 

Moisés ya no era aquel hombre seguro de sí mismo  que soñaba con ser libertador de su pueblo (Éxodo 3:11)

 

Moisés ya no era un hombre valiente sino temeroso y lleno de dudas (Éxodo 14:1)

 

Moisés ya no era aquel hombre poderoso en palabras sino un hombre torpe de lengua (Éxodo 4:10)

 

Pero qué maravilloso es ver que a pesar de haber pasado 40 años desterrado, olvidado, fracasado, Dios no se había olvidado de sus sueños, a ese Moisés que fue rechazado, menospreciado, a este Moisés temeroso, inseguro de sí mismo, torpe de lengua, Dios le devolvió sus sueños y los hizo realidad (Hechos 7:35-38) el Señor lo convirtió en el libertador de su pueblo, no en su tiempo ni a su manera, sino a la manera de Dios y en el tiempo de Dios.

 

TRASLADEMOS ESTE TEXTO A NUESTRA VIDA, REFLEXIONEMOS AHORA EN NUESTROS SUEÑOS, EN NUESTRAS METAS Y PROYECTOS: 

 

¿Cuántos cristianos estamos viviendo actualmente, al igual que Moisés, en la tierra de Madián? en la tierra de los sueños olvidados, en la tierra de los sueños desterrados, en la tierra de los menospreciados y rechazados.

 

¿Cuántos cristianos hemos enterrado en la gaveta de lo imposible los sueños de nuestra juventud ? 

 

¿Cuántos de nosotros desechamos nuestros sueños porque alguien nos menosprecio, porque alguien nos rechazó, porque no creyeron en nosotros, porque nos vieron de menos?

 

¿Cuántos de nosotros hemos dejado de soñar porque nos han dicho que en el mundo real los sueños, los proyectos, las metas no se pueden alcanzar si no tienes dinero, si no tienes títulos académicos, si no tienes amistades influyentes?

 

Este día nuestro Dios te quiere sacarnos del mundo real y llevarnos al mundo de la fe, donde los sueños, las metas, los proyectos se pueden hacer realidad si los ponemos en las manos poderosas de nuestro Dios, aquel que llama las cosas que no son como si fuesen (Romanos 4:17)

 

Este día Dios te dice : !vuelve a soñar! Aunque tus sueños parecen imposibles , vuelve a creer que tus metas se pueden hacer realidad, vuelve a creer que con Dios todo es posible.

 

Pero ¿Que necesitamos para poder volver a soñar, que necesitamos para que el Señor haga realidad nuestros sueños aunque parezcan imposibles?

 

Veamos como lo hizo el Señor en la vida de Moisés y ¿qué hizo Moisés para que Dios hiciera realidad lo que parecía imposible?

 

I) PARA VOLVER A SOÑAR AUNQUE PAREZCA IMPOSIBLE, NECESITAMOS RECORDAR QUIENES SOMOS Y QUIÉN ES NUESTRO PADRE (ÉXODO 3:11)  

 

Muchos de nosotros recordamos siempre quienes fuimos, pero eso no sirve de nada, ni lo que tuvimos. Moisés sabía que él había sido un príncipe de Egipto pero en ese momento era un simple pastor de ovejas, y por eso dijo ¿Quién soy yo? 

 

 

El señor primeramente quiere que sepas quien eres. Tu puedes volver a soñar porque eres un hijo de Dios, tu eres de linaje real, tu eres alguien especial para nuestro Dios (1 Pedro 2:9)

 

Tenemos que reconocer que nuestros sueños y nuestras metas no dependen de quien tú fuiste, sino de quien eres hoy, !tu eres un hijo del rey!

 

Nosotros tenemos que recordar siempre quien es nuestro Padre (Jeremias 51:15) 

 

 

II)  PARA VOLVER A SOÑAR, PARA VER QUE LO IMPOSIBLE SE HACE REALIDAD NECESITAMOS CONOCER VERDADERAMENTE A NUESTRO DIOS (EXODO 3:13-15)     

 

Ni a Abraham, ni a Isaac, ni a Jacob el Señor le reveló su nombre, pero Moisés le preguntó cuál era su nombre, él quería conocer personalmente a Dios, quería tener una relación más cercana con el Señor.

 

Dios no quiere solamente hacer un milagro en nuestra vida y luego que lo olvidemos, el Señor quiere que que lo conozcamos cada día más, que no lo busquemos y lo adoremos solamente por lo que él nos da, sino primeramente por lo que él es en nuestra vida.

 

III)  TENEMOS QUE CONFIAR QUE NOSOTROS TENEMOS LOS RECURSOS SUFICIENTES PARA HACER POSIBLE LO IMPOSIBLE (ÉXODO 4:1-2)          
tenemos que confiar que tenemos los recursos suficientes para hacer realidad nuestros sueños, Moisés no tenía nada más que una vara, pero con Dios eso era más que suficiente. Nosotros también tenemos los recursos suficientes para hacer posible lo imposible, pero  ya no es una vara, ES NUESTRA FE (Mateo 17:20)

DESCARGA EN PDF: AUNQUE PAREZCA IMPOSIBLE, ¡VUELVE A SOÑAR

Anuncios

Deja un comentario