APRENDAMOS A HACER LO BUENO

TEMA: APRENDAMOS A HACER LO BUENO

 

TEXTO: JEREMIAS 4:22

 

Verdaderamente todos somos buenos en algo, pero lastimosamente muchos somos buenos para lo malo, para lo que no agrada a Dios, para lo que no edifica sino que destruye.

 

Cuando una madre o una esposa esta muy molesta a veces dice frases como: “Eres un bueno para nada” pero en la realidad esto no es así, la realidad es que esa persona seguramente es buena para muchas cosas pero lastimosamente sus acciones están enfocadas en lo negativo, en lo que no produce nada que valga la pena.

 

El versículo que hemos leído nos dice que el pueblo de Israel eran sabios para hacer el mal, pero no supieron hacer lo bueno y esto refleja exactamente como era nuestra vida antes de conocer a Cristo, pues éramos buenos, o expertos para hacer lo malo, pero no podíamos o nos costaba mucho hacer lo bueno.

 

La palabra de Dios nos da ejemplos de aquellas cosas en las que muchas personas son buenas para hacer lo malo:

 

  • Hay personas son buenas para los vicios (Isaías 5:22) Son personas que se jactan de la cantidad de licor que consumen, se jactan de sus borracheras, de las locuras que hacen cuando están borrachos, se jactan del licor y otras drogas que mezclan, aunque en sus casas falte todo, o sus hijos nunca reciban el amor de un padre.

 

  • Otras personas son buenas para contar chismes y para hablar mal de los demás (Proverbios 18:8) Son personas que viven pendientes de la vida de los demás, pero no para ayudar sino para destruir, para criticar, para hablar de las penas ajenas, les encanta ir de casa en casa hablando de sus vecinos (1 Timoteo 5:13)

 

  • Igualmente hay hombres que son buenos para conquistar a la mujer ajena (Job 24:15-16) El adúltero está esperando el momento oportuno para acercarse a la mujer a la cual él y “Le echó él ojo”, no le importa si es casada, no le importa el daño que puede causar en un hogar, no le importa el daño que puede causar en su propio hogar, y lastimosamente también en las iglesias se pueden encontrar este tipo de hombres que usan lo espiritual como pretexto para cubrir su carnalidad (2 Timoteo 3:5-6)

 

  • También hay personas, hombres y mujeres, que son buenos para incitar a los demás al pecado (Isaías 5:20) La mayoría de nosotros hemos cometido grandes errores en la vida, pero lastimosamente muchos de esos errores los cometemos porque alguien nos convenció de que nada pasaría, que no habrían consecuencias, que todos los hacen, pero nos engañaron, si sufrimos las consecuencias, si nos pasaron cosas muy duras en nuestra vida, tal como lo dice la palabra de nuestro Dios (Romanos 6:23)

 

Al reflexionar sobre todo aquello en lo que somos buenos para hacer lo malo surgen dos preguntas muy impactantes en la palabra de Dios (Jeremías 13:23 / Mateo 12:34)

 

¿Cómo podemos aprender a hacer lo bueno siendo malos, habituados al pecado? La respuesta nos lo da la palabra de Dios,

 

I) PARA APRENDER A HACER LO BUENO NUESTRO DIOS NOS HA DADO UN NUEVO CORAZÓN (EZEQUIEL 36:26) Nuestro Señor Jesucristo nos enseñó que es del corazón de donde salen los adulterios, los homicidios, las fornicaciones, es por eso que para que podamos hacer lo bueno nuestro Dios no nos dio un corazón reparado, él nos dio un corazón totalmente nuevo.

 

II) PARA QUE PODAMOS HACER LO BUENO NUESTRO DIOS NOS HA HECHO NUEVAS CRIATURAS, NOS HA DADO UNA NUEVA NATURALEZA (2 CORINTIOS 5:17) Nuestra naturaleza carnal es pecaminosa, no quiere las cosas del espíritu, por eso nuestro Dios no reformó nuestra naturaleza, no la corrigió, sino que nos hizo nuevas criaturas, nos dio una nueva naturaleza espiritual, que quiere agradar a Dios, que quiere hacer lo bueno y agradable delante del Señor.

 

III) PARA QUE PODAMOS HACER LO BUENO NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO NOS HA DADO SU MENTE (1 CORINTIOS 2:16) Antes de conocer a Cristo nuestra mente y nuestros pensamientos estaban entenebrecidos, nuestros pensamientos estaban enfocados en el pecado, es por eso que el Señor ha puesto en nosotros su mente, para que podamos tener la capacidad de pensar en lo bueno y agradable para nuestro Dios.

 

IV) PARA QUE PODAMOS HACER LO BUENO NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO NOS HA DEJADO EL ESPÍRITU SANTO (JUAN 14:26) El Espíritu Santo nos guía y nos recuerda las palabras de nuestro Señor Jesucristo, es Dios con nosotros todos los días para guiarnos, para corregirnos, para redargüirnos (1 Corintios 6:19)
CONCLUSIÓN; Si en un tiempo de nuestra vida fuimos buenos para lo malo, ¿porque no comenzamos hoy mismo a ser buenos para lo bueno? recordemos que: TODO LO PUEDO EN CRISTO QUE ME FORTALECE (FILIPENSES 4;13)

DESCARGA EN PDF: APRENDAMOS A HACER LO BUENO

Anuncios

Deja un comentario